Ir al contenido principal

Monseñor Miguel de Andrea, 2 de Junio de 1910. "Dios y Patria". Documentos históricos argentinos

Es muy cierto,  que han merecido bien de la Patria, todos cuantos han tenido la misión de cooperar al éxito de nuestro centenario (...)
         Algo muy extraordinario ha pasado, señores, por el alma nacional. Algunos días atrás, la conciencia de todos era asaltada de amargas inquietudes. Vivíamos en un ambiente de indecisión. Un hálito helado congelaba en nuestras venas el naciente entusiasmo, inoculándonos los gérmenes de un espasmo indefinido. Dudábamos del éxito: la indecisión, madre del desaliento, era lo que respirábamos en la atmosfera. Los hijos de las tinieblas, sintiéndose por unos momentos dueños casi absolutos del terreno, creyeron llegada ya su hora: extremaron los recursos, llegaron a los excesos, ¡nos hirieron en la mitad del alma! Señores, yo no puedo agradecer el crimen. Pero siento tentaciones de exclamar, ante el recuerdo de aquellas siniestras amenazas:  “¡Feliz provocación!” (...)
Se había pretendido relegar a la oscuridad nuestra bandera: y nuestra bandera salió y salió llevando por pedestal el pecho de los niños y el corazón de las mujeres, porque se quiso hacer gala del valor, venciendo con la debilidad: y la bandera se enarboló sobre nuestras casas, como sobre otras tantas ciudadelas del sentimiento patrio y como si esto no bastase cincuenta mil manos viriles la enarbolaron haciéndola flameare sobre las anchas avenidas, de suerte que por algunas horas pudimos hacernos la ilusión de que la amplitud celeste y blanca de los cielos había abandonado las alturas en que se extiende, para bajar a envolver entre sus pliegues y venir a besar el suelo de la Patria. (...)
         Hemos arrojado los cimientos del templo de nuestra grandeza, son magníficos, son hermosos, pero nos hallamos casi al principio de la gigante obra y debemos continuarla en forma tal que los que tengan la dicha de celebrar la nueva centuria, tengan también la de colocar sobre su cúpula la bandera. Estamos por lo tanto en el debe de alejar toda causa rémora. (...)
         Ya lo habéis comprendido, señores: me refiero a la prédica malsana de las doctrinas disolvente que vienen minando los sólidos principios de nuestra civilización. Yo no temo hablar, señores, temería más bien callar, porque con ello haría traición a mi Patria y a mi conciencia. El que no se siente con el valor necesario para denunciar al enemigo, no sólo es un cobarde, sino también un cómplice. (...)
         Así os hablo también ahora y sé que responderéis, haciendo desaparecer de nuestro suelo hasta el vestigio de aquellos que alientan la esperanza de imponernos alguna tiranía. La juventud ha respondido ya a ese llamado noble de la Patria: ha sido la primera porque es la que menos puede contener entusiasmos. Pero no debe ser la única. La Patria espera la respuesta en primera fila de todos los que sois, bajo su amparo, la encarnación de algún poder. (...) Y yo quisiera, señores, disponer en esta circunstancia memorable, de bastante autoridad para levantar mi débil voz y pediros en nombre de la Iglesia, la eterna aliada de la Patria, que como último tributo de nuestro reconocimiento delos Divinos favores, formuléis el voto de no atacar jamás su religión. Economizad en adelante esas preciosas energías para aplicarlas allí donde imperiosamente se reclaman. (...)
         Seamos francos, señores, se puede disputar y aun si queréis, atacar a la verdad, porque desgraciadamente está abandonada en la Tierra a las disputas de los hombres; pero nunca se puede disputar, ni jamás es lícito atacar la virtud. Brilla esta de una manera tal que no deja resquicio alguno a la injusticia ni a la tiranía y aun cuando el cristianismo no mereciese todo vuestro respeto a título de verdad, lo merecería a título de virtud. No lo ataquéis pues, y cuando de ellos sintáis tentaciones, pensad que cada uno de los ataques que dirijáis contra sus verdades y sus principios, contra sus prácticas y su moral, será un nuevo golpe que descargaréis sobre los cimientos mismos del edificio social en que descansáis: y lo que es más todavía, pensad que si os empeñáis en conmover las columnas del templo, seréis quizá los primeros en quedar aplastados debajo de sus escombros. No nos ataquéis pues, puedo repetiros aun en nombre del patriotismo, de ese patriotismo que habéis visto surgir del corazón mismo de la Iglesia, como de la semilla surge la planta y como de la planta surge la flor. Esas preciosas energías que tan sin razón se dirigirían en contra de nosotros, aplicadlas resueltamente a contrarrestar la influencia demoledora de las doctrinas disolventes, cuya falta absoluta de razón de ser acabamos de ver una vez más en la gloriosa semana tan llena de gloria como fecunda en beneficios. (...)
         He aquí, señores, el precioso lema que os dejo como recuerdo íntimo de mis palabras de hoy: “Dios y Patria”
         He dicho

Monseñor Miguel de Andrea, 2 de Junio de 1910

Otros contenidos de Perspectivis

Año 1900. Av de Mayo y Belgrano. Perspectiva actual esquina musimundo. Ramos Mejía

Buscá otros puntosPerspectivis cercanos
Avenida de mayo 54. Casa de AuxiliosColegio Don BoscoEstación Ramos MejíaNuestra señora del Carmen
Nota: En la perspectiva de la casa de auxilios, de 1928, se alcanza a percibir la fachada que vemos aquí, todavía en pié.

O Visitá nuestro Mapa Perspectivis

Comunicado de la Juventud Peronista, al apropiarse del sable Corvo de San Martín. 12 de Agosto de 1963.

En Agosto de 1963 la Juventud Peronista irrumpió en el Museo Histórico Nacional para apropiarse del sable corvo que el General San Martín entregó a Juan Manuel de Rosas. Aquí el comunicado con el que la organización explicaba los motivos de su accionar.

Asamblea Permenente de Entidades Gremiales Empresariales -APEGE- pide cambios drásticos a días del glope de Estado de 1976. El Cronista, 10 de Marzo de 1976

El plenario de la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) decidió facultar al secretariado directivo de la entidad para “fijar la oportunidad e intensidad de un nuevo paro empresario” así como también “adoptar toda otra medida que se considere necesaria” La reunión se llevó a cabo ayer por la mañana en la sede de la Cámara Argentina de la Construcción y contó con la presencia de un centenar de dirigentes empresarios que deliberaron bajo la presidencia del doctor Armando Braun.  Se decidió, además, ratificar la posición de lucha del empresariado contra la situación imperante que afecta por igual a obreros, empresarios, profesionales, Fuerzas Armadas y al país todo. La declaración aprobada por el plenario cuestiona severamente al programa de emergencia económica: “El nuevo programa económico enunciado por el ministro de Economía –dice- ha colmado la medida”  Sostiene la declaración que luego de transcurridos 24 días del paro empresario “se insiste en el rumbo eq…

La Historia en Realidad Virtual. Perspectivis

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…