Ir al contenido principal

Declaración de principios de la unión sindical argentina, 1922

Preámbulo
Los trabajadores forman en todos los países una clase oprimida y explotada. Sus intereses y aspiraciones están e irremediable pugna con los intereses y aspiraciones de la clase opresora. Entablada la lucha, esa no podrá cesar sino con el aniquilamiento del parasitismo social y el triunfo de los productores.
Para tal resultado, la gran arma de los trabajadores es la asociación, la organización férrea y disciplinada de sus fuerzas. Esta y la constante educación societaria precipitará la hora del triunfo.
La organización de los trabajadores en sindicatos de resistencia inició la marcha hacia la liberación del yugo capitalista. Conquistando mejoras arranando concesiones al capitalismo en fábricas, oficinas y campos, tuvo conciencia de su rol histórico, comprendiendo que el trabajo organizado incuba una nueva era de civilización.
Las luchas puramente mejorativistas han culminado su periodo. Hoy se plantea a los trabajadores el problema de la conquista integral de sus derechos ya no aparecen frente al capitalismo como un conjunto de descontentos, sino como los sucesores obligados para asumir la responsabilidad de la dirección y control de la nueva situación social, determinada por la inevitable y cercana caída del régimen capitalístico.
Sociedad de trabajadores que ha de reemplazar el régimen de tiranía, privilegio y explotación, que muere, es natural que la hora de reconstrucción social quede librada a la dirección e inteligencia del proletariado organizado.
Más que nunca, la asociación se presenta como una práctica obligada de los que aspiran a la pronta transformación social. El modo de acción único es la revolución social.
Principios y finalidades.
La Unión Regional Argentina del Trabajo, en virtud de la experiencia recogida en largos años de lucha emancipadora, declara:
Que el ciclo de la dominación capitalista, con sus secuela de gubernamentalismo tiránico de desigualdad económica y de inicua explotación, está condenado a cerrarse prontamente por ser atentatorio a todos los derechos naturales del hombre y en razón del desenvolvimiento progresivo e inteligente de la clase trabajadora organizada, apta ya para regir sus propios destinos y capacitada para asumir las responsabilidades en la dirección de las formas de producción, distribución y consumo llamadas a reemplazar las impuestas por el capitalismo; que las enseñanzas objetivas de la historia, y en particular de las luchas sostenidas por el proletariado organizado, contra su enemigo natural -el capitalismo burgués-, han demostrado plenamente la inutilidad de la política colaboracionista, del recurso parlamentario y de la táctica corporativista limitada a la simple obtención de mejoras, para colocar al proletariado en la situación que le corresponde, en su calidad de único productor de riqueza social y para destruir el odiosos regime capitalista;
Que solo la acción directa, el incesante batallar e los sindicatos, la educación revolucionaria del proletariado, ha dado frutos positivos, librando a los trabajadores de tutelajes bochornosos y logreros de toda especie.
Que el proletariado de cada región ofrece peculariedades propias, producto de las influencias ideológicas que ha sedimentado su educación societaria, determinando su orientación e influido preponderantemente en la elección de sus medios de lucha; y que en la región argentina las tendencias proletarias son manifiestamente adversas al colaboracionismo, antipolíticas y fervientemente revolucionarias.
Por tanto, determina.
1º Desconocer todo derecho de intervención y tutelaje a las fracciones organizadas en partidos políticos, en las cuestiones fundamentales que atañen en interesan al proletariado organizado que milita en las filas de la Unión Regional Argentina del Trabajo.
2º Declinar toda invitación de paridos políticos para intervenir en campañas electorales o de protesta con fines políticos.
3º Proclamar como principio invariable en el período de lucha contra el capitalismo , la insuperables superioridad de las armas que ofrece la acción directa, desde la huelga, el boicot y el sabotaje, hasta los movimientos insurreccionales y la propia revolución social.
4º Afirmar que la única vanguardia revolucionaria del proletariado argentino la constituyen los aguerridos sindicatos que integran la U.R.A del T. haciendo suya la tesis: “Todo el poder a los sindicatos”, para el caso de una efectiva revolución, como la única que encuadra a la tradición sindical revolucionaria del país
5º No prestar apoyo incondicional al partido político extremista que lograra copar la dirección de un movimiento revolucionario, por entender que la U.R.A del T. –única genuina representación de los trabajadores – corresponde toda la suma del poderes revolucionarios en su doble aspecto político y económico.
6º Trabajar incansablemente para que ningún sindicato que persiga fines de mejoramiento económico y de reivindicaciones sociales permanezca autónomo de la institución regional; adoptar medidas de carácter compulsivo hacia los sindicatos que caprichosamente accionan contra la unidad revolucionaria del proletariado.
7º La finalidad de la U.R.A del T. es la conquista para todos los hombres, hermanados en una sola clase de productores, del máximo de bienestar y libertad compatibles con el grado de educación alcanzado en los períodos diversos de la reconstrucción revolucionaria comunista.
8º Se declara antiestatal, porque un estado fuerte proletario solo se concibe ejerciendo un partido político la tutela de los intereses de la clase trabajadora. La U.R.A del T aspira a crear la verdadera sociedad del trabajo, mediante el esfuerzo, la inteligencia y la dirección de los mismo trabajadores
9º Aconseja y permite e su seno la exposición de todas las doctrinas de transformación social, como un coeficiente poderoso para educara las masas que militan en la organización.

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de Julio A. Roca a Marcos Sastre. 6 de Enero de 1886

Estimado Sastre: Acabo de recibir su carta del 3. Veo con gusto que las lluvias continúan favoreciéndonos por La Larga.
Espero el recuento del rodeo de los animales finos y el de la hacienda que llevó "La Conquista", para saber el total de todo lo que ahí pisa.
Creía que Sánchez ke hubiera mandado ya las dos puertas corredizas que me pide para el galpón nuevo. Trataré que se las mande cuanto antes, lo mismo que los tornillos y 20 quintales de fierro de canaleta, para las puertas de "La Conquista".
Sáncehz vendrá mañana de Quilmes. Hoy es día de fiesta y todas las casas están cerradas; por eso no le remito en esta galera los tornillos.
Los alambradores irán del 15 al 20 de éste, sin falta.
Si las ovejas que le ofrecen son de regular cantidad puede pagar un peso por cada una y comprarse hasta 2000. Y en cuanto a la hacienda vacuna, solamente que sea muy buena y una verdadera pichincha, como dicen vulgarmente. Convendrá comprar una o dos mils cabezas a lo sumo. Este a…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Decálogo del miliciano. Milicias antifascistas del POUM. Documentos de la Guerra Civil Española. 22 de Septiembre de 1936

1. El Miliciano deberá en todo momento estar persuadido de que la causa que defiende es la del proletariado, y estará por lo tanto siempre dispuesto a ofrendar su sangre y su vida por esta causa.

2. Será el Miliciano correcto en sus relaciones con los camaradas, y obediente con los mandos superiores, sin que esta subordinación implique en modo alguno reconocimiento de vasallaje, sino simplemente  espíritu de colaboración para facilitar la tarea de mando, lograr que las obligaciones a cumplir entre todos sean hechas con la máxima prontitud y eficacia.

3. Será limpio en su persona, para evitar el contagio de enfermedades y parásitos.

4. Cuidará con todo esmero la ropa y efectos de uso personal que se le confíen, no olvidando que el despilfarro de estos, a mas de producirle a él mismo molestias mientras no pueden ser repuestos, merma las disponibilidades del partido.

5. Procurará instruirse, y a mediada que lo vaya logrando, hará asimismo por transmitir sus conocimientos a camaradas y c…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Mapa Perspectivis

Trabajamos para alcanzar estos puntos (y muchos más) con nuestras insignias. Mientras tanto podés visualizar el proyecto en este mapa