Ir al contenido principal

Resoluciones del segundo congreso de la III internacional comunista, 1920

Resolución del segundo congreso de la III Internacional comunista en 1920
EL PARTIDO COMUNISTA Y EL PARLAMENTARISMO
I La nueva época y el nuevo parlamentarismo
La actitud de los partidos socialistas en relación al parlamentarismo durante la época de la Primera Internacional, consistió originariamente, en utilizar el Parlamento burgués para la agitación. Se encaraba la participación en la acción parlamentaria, desde el punto de vista del desarrollo de la conciencia de clases, es decir de despertar la hostilidad de la clase proletaria contra las clases dirigentes. Esta actitud se modificó, no por la influencia de una teoría, sino como resultado del progreso político. Por el crecimiento incesante de las fuerzas productivas y la extensión del dominio de la explotación capitalista. El capitalismo y con 61 los estados parlamentarios, adquieren una estabilidad durable por el crecimiento incesante de las fuerzas productivas y la extensión del dominio de la explotación capitalista.


De allí la adaptación de la táctica parlamentaria de los partidos socialistas a la acción legislativa "orgánica" de los Parlamentos burgueses y la importancia cada día creciente de la lucha por la introducción de reformas dentro de los marcos de la sociedad capitalista, el predominio de programas mínimos de los partidos socialistas, la transformación del programa máximo en una plataforma destinada a la discusión sobre un "objetivo final" cada vez más remoto. Sobre esta base se desarrollaron el arribismo parlamentario, la corrupción, la traición abierta o disimulada de los intereses primordiales de la clase obrera.
La actitud de la Tercera Internacional con respecto al parlamentarismo, no está determinada por una nueva doctrina, sino por la modificación de la función del parlamentarismo mismo. En la época precedente, el Parlamento como instrumento del capitalismo en vias de desarrollo, ha trabajado, en cierto sentido, por el progreso histórico. En las condiciones actuales, caracterizadas por la expansión del imperialismo, el Parlamento se ha convertido en un instrumento de las mentiras, del fraude, de las violencias, del bandidaje a su servicio; las reformas parlamentarias, desprovistas de espíritu de continuidad y de estabilidad, y realizadas sin un plan de conjunto, han perdido toda importancia práctica para las masas laboriosas.
El parlamentarismo ha perdido estabilidad, lo mismo que toda la sociedad burguesa. La transición del periódo orgánico al período crítico, impone nuevas bases a la táctica del proletariado en el campo parlamentario. El partido obrero ruso (el partido bolchevique) establece las bases del parlamentarismo revolucionario en la época anterior, porque en 1905 el equilibrio político y social de Rusia se pierde en un período de tormentas y convulsiones.
Cuando los socialistas aspirantes al comunismo sostienen que la hora de la revolución en sus respectivos países no ha llegado y, se niegan a separarse de los oportunistas parlamentarios, parten de la creencia, conciente o inconciente, de que el período que comienza es de estabilidad relativa de la sociedad imperialista y que, por esta razón, la colaboración con los Turati y los Longuet puede dar sobre tales bases, resultados prácticos en la lucha por las reformas.
El comunismo debe tomar como punto de partida el estudio teórico de nuestra época (apogeo del capitalismo, tendencias del imperialismo a su propia negación, a su propia destrucción, agravación continua de la guerra civil, etc.). Las formas políticas y organizativas pueden diferir de país a país, más el fondo de las cosas es el mismo en todas partes: se hace necesario para nosotros la preparación inmediata, política y técnica de la insurrección proletaria, que debe destruir el poder burgués y establecer el nuevo poder proletario.
Para los comunistas el Parlamento no puede ser en ningún caso el campo de una lucha por las reformas y por el mejoramiento de la situación de la clase obrera, como en ciertos momentos de la época anterior. El centro de gravedad de la vida política actual, ha salido definitiva y completamente, del Parlamento. Por otra parte, la burguesía, por sus relaciones con las masas trabajadoras y a causa de las relaciones complejas existentes en su seno está obligada a hacer aprobar de diversas maneras, sus actos por el Parlamento, donde las diversas pandillas burguesas se disputan el poder, ponen en evidencia su fuerza y sus debilidades, se comprometen, etc.
Así el deber histórico inmediato de la clase obrera es el de arrancar esos aparatos a las clases dirigentes, quebrarlos, destruirlos y reemplazarlos por los nuevos órganos del poder proletario. El estado mayor revolucionario de la clase obrera está profundamente interesado en tener agitadores en las instituciones parlarmentarias de la burguesía para facilitar su destrucción. Surge así clara la diferencia entre la táctica de los comunistas que concurren al Parlamento para cumplir fines revolucionarios y la del parlamentarismo socialista, que parte del reconocimiento de la estabilidad relativa y de la duración indefinida del régimen. El parlamentarismo socialista se dá como tarea el obtener reformas a cualquier precio, le interesa que cada conquista sea anotada por las masas en su cuenta (Longuet, Turati y Cia).
El viejo parlamentarismo de adaptación es reemplazado así por uno nuevo que es una de las formas de destruir el parlamentarismo en general. Pero las tradiciones repugnantes de la antigua táctica parlamentaria, han lanzado a ciertos elementos revolucionarios a ser antiparlamentaristas por principio (Los I.W.W., los sindicatos revolucionarios, el Partido Comunista Obrero de Alemania, etc.).
Considerando esta situación, el Segundo Congreso de la Intencional Comunista arriba a las siguientes conclusiones:
II El comunismo, la lucha por la dictadura del proletariado y "por la utilización" del parlamento burgués
1) El gobierno parlamentario ha llegado a ser la forma "democrática" de la dominación de la burguesía, que en ciertos momentos de verdadera ficción aparenta expresar la "voluntad del pueblo" y no de las clases dominantes, pero constituye en realidad, en manos del Capital, un instrumento de coerción y de opresión;
2) El parlamentarismo es una forma determinada del Estado. No tiene nada que ver, en manera alguna, con la sociedad comunista, que no conoce clases, ni lucha de clases, ni poder gubernamental de especie alguna;
3) El parlamentarismo no puede ser, de ninguna manera, la forma de gobierno "proletario" en el período de transición de la dictadura burguesa a la dictadura proletaria. En el momento más grave de la lucha de clases, cuando ésta se convierte en guerra civil, el proletariado debe levantar su propia organización gubernamental, considerada como una organización de combate, en la cual las viejas clases dominantes serán admitidas. Toda ficción de "voluntad popular" en este período, será perniciosa para el proletariado, éste no tiene ninguna necesidad de recurrir a la nefasta división parlamentaria d e los poderes; la República de los Soviets es la forma de la dictadura del proletariado;
4) Los Parlamentos burgueses, por ser una parte importante de la máquina gubernamental, no pueden ser conquistados por el proletariado, hasta tanto no lo sea el estado burgúes en general. La tarea principal del proletariado consiste en hacer saltar la máquina gubernamental de la burguesía, y destruirla, incluida la institución parlamentaria, ya sea de las Republicas o de las monarquías constitucionales;
5) Lo mismo será con las instituciones municipales o comunales de la burguesía. Es teóricamente falso oponerlas a los órganos estatales ya que por formar parte del mecanismo gubernamental, deben ser destruídas por el proletariado revolucionario y reemplazadas por los Soviets de diputados obreros;
6) El Comunismo se niega a ver en el Parlamento una de las formas de la sociedad futura; se niega a ver en él, la forma de la dictadura del proletariado; niega la posibilidad de conquistar el Parlamento en forma durable; se dá por objetivo la abolición del parlamentarismo. No puede discutirse pués acerca de la utilización de las instituciones gubernamentales burguesas, como no sea para lograr su destrucción. Es en este sentido y unicamente en éste, que la cuestión puede plantearse;
7) Toda lucha de clases es una lucha política, ya que es, al final de cuentas, una lucha por el poder. Toda huelga, extendida a un país entero, se convierte en una amenaza contra el Estado burgués y, por lo mismo, adquiere un caracter político. Esforzarse por derribar a la burguesía y por destruir el Estado burgués es sostener una lucha política. Crear un aparato de gobierno proletario y de coerción contra la burguesía refractaria, es conquistar el poder político, cualquiera sea la forma de ese aparato;
8) La lucha política, pues, no se reduce a una actitud negativa frente al parlamentarismo. Ella comprende toda la lucha de clases del proletariado en cuanto cesa de ser parcial o local y tiende a la demolición del régimen capitalista en general;
9) El método fundamental de la lucha del proletariado contra la burguesía, es decir contra su poder gubernamental es, en primer lugar, la acción de masas. Estas son organizadas y dirigidas por las organizaciones de masas del proletariado (sindicatos, partido, soviets) bajo la conducción general del Partido Comunista, solidamente unido, disciplinado y centralizado. La guerra civil es una guerra. El proletariado necesita tener un buen estado mayor y buenos cuadros políticos dirigiendo las operaciones en todos los campos de acción;
10) La lucha de masas constituye todo un sistema de acciones en vías de desarrollo, que tiene su propia dinámica y condu. cen, lógicamente, a la insurrección contra el Estado capitalista. En esta lucha de masas llamada a convertirse en guerra civil, el partido dirigente del proletariado debe, en regla general, fortificar todas sus posiciones legales, convirtiéndolas en puntos de apoyo secundarios de su acción revolucionaria y subordinándolas al plan general de la campaña principal: la lucha de masas.
11) La tribuna del Parlamento es uno de esos puntos de apoyo secundarios. No se puede invocar contra la acción parlamentaria la condición burguesa de la institución misma. El Partido Comunista penetra en el Parlamento, no para entregarse a una labor orgánica, sino para minar desde su interior la máquina gubernamental y el Parlamento (Ejemplos: la acción de Liebknetch en Alemania, la de los bolcheviques en la Duma del Zar, en la "Conferencia democrática" y en el Preparlamento" de Kerenski, en la Asamblea Constituyente, en las municipalidades; también la sesión de los comunistas búlgaros).
12) Esta acción parlamentaria que consiste sobre todo en usar su tribuna para la agitación revolucionaria, para denunciar las maniobras del adversario, para agrupar en tomo a ciertas ideas a las masas que sobre todo en los países atrasados contemplan la tribuna parlamentaria con grandes ilusiones democráticas, debe someterse siempre y totalmente a los fines y a las tareas de la lucha extra parlamentaria de masas.
La participación en las campañas electorales y la propaganda revolucionaria desde la tribuna parlamentaria tienen una significación fundamental para la conquista política de la mayoría de la clase obrera común, que hasta el presente, como las masas trabajadoras rurales están marginadas del movimiento revolucionario y de la política.
13) Si los comunistas obtienen la mayoría en las municipalidades, deben: a) formar una oposición revolucionaria frente al poder de la burguesía; b) esforzarse por todos los medios en prestar servicios a la parte más pobre de la población (medidas económicas, creación o tentativa de creación de una milicia obrera armada, etc.) ; e) Denunciar en toda ocasión posible, los obstáculos puestos por el Estado burgués a toda reforma radical; d) Desenvolver a partir de estas bases una propaganda revolucionaria enérgica, sin temer enfrentarse al poder burgués; e) Reemplazar, en ciertas circunstancias, las municipalidades por soviets de diputados obreros. Toda la acción de los comunistas en las municipalidades debe dirigir la parte de la acción general a desintegrar el sistema capitalista.
14) La campaña electoral debe ser dirigida, no a la obtención de la mayor cantidad posible de representaciones parlamentarias, sino hacia la movilización de las masas en tomo a las consignas de la revolución proletaria. La lucha electoral no debe ser realizada sólo por los dirigentes del Partido. La totalidad de los miembros del Partido deben participar en ella.
Todo movimiento de masas (huelgas, manifestaciones, efervecencia en el ejército y en la armada) deben ser utilizados. Se establecerá un contacto estrecho con esos movimientos y la actividad de las organizaciones proletarias de masas debe ser estimulada sin cesar.
15) Si se observan estas condiciones (y aquellas que son señaladas en una circular con instrucciones especiales), la acción parlamentaria estará en total oposición con la que desarrollan las corrientes pequeño burguesas de los partidos socialistas de todos los países, cuyos diputados van al Parlamento para sostener esta institución "democrática" y, en el mejor de los casos para "conquistarla". El Partido Comunista no puede aceptar sino la utiliza. ción exclusivamente revolucionaria del Parlamento, a la manera de Carlos L. Liebknecht, de Hoeglund y de los bolcheviques.
III En el Parlamento
16) El antiparlamentarismo de principio, concebido como la negativa absoluta a participar de las elecciones y de la acción parlamentaria revolucionaria, no es más que una doctrina infantil y simple, que no resiste la menor críticia. Esa posición, nacida tal vez de una sana adversión hacia los políticos parlamentarios, no percibe de ninguna manera, la posibilidad y los alcances del parlamentarismo revolucionario. Es necesario señalar también que parte de una noción completamente errónea del papel del Partido, al que no consideran como una vanguardia obrera centralizada y organizada para el combate, sino como un sistema descentralizado de grupos mal ligados entre sí.
17) Desde otro punto de vista, la necesidad de una participación efectiva en las elecciones y en las asambleas parlamentarias que existan, no se desprende sólo del reconocimiento de la efectividad de la acción revolucionaria en el Parlamento. Todo depende aquí de las condiciones específicas que se den en cada caso. En un momento dado, el abandono del Parlamento por los comunistas, puede ser necesario. Es así corno los bolcheviques se retiraron del "preparlamento" de Kerenski para torpedearlo, para convertirlo de golpe en inoperante y para oponerle más claramente el Soviet de Petrogrado con el propósito de colocarlo a la cabeza de la insurrección; tal fue el caso de los bolcheviques, cuando trasladaron el centro de gravedad de los acontecimientos políticos, al Tercer Congreso de los Soviets. En otras circunstancias puede imponerse el boicot a las elecciones, cuando se trata de derribar inmediatamente y por la fuerza, al Estado burgués y sus pandillas. También puede darse la participación en las elecciones, simultáneamente con el boicot al Parlamento.
18) Así, reconociendo en general la necesidad de participar en las elecciones parlamentarias y municipales y de trabajar en el Parlamento y en las Municipalidades, el Partido Comunista debe encarar la cuestión en cada caso concreto, inspirándose en las características particulares y específicas de cada situación. El boicot a las elecciones o al Parlamento y aún el abandono de las bancas, solo son admisibles en presencia de condiciones que permitan el paso inmediato a la lucha armada para la conquista del poder.
19) Es indispensable tener permanentemente presente el carácter relativamente secundario de esta cuestión. El centro de gravedad siempre estará en la lucha extraparlamentaria para la conquista del poder político. Queda claro que la cuestión general de la dictadura del proletariado y de la lucha de masas por esta dictadura, no puede compararse a la particular utilización del Parlamento.
20) Es por esto que la Internacional Comunista afirma en la forma más categórica, que considera como una falta grave contra el movimiento obrero toda escisión o tentativa de escisión provocada en el seno del Partido Comunista, por esta cuestión, y únicamente por ésta. El Congreso invita a todos los partidarios de la lucha de masas por la dictadura del proletariado, bajo la dirección de un partido centralizado que conduzca a todas las organizaciones de la clase obrera, a realizar la unidad completa de los elementos comunistas, por encima de las divergencias en torno a la utilización de los Parlamentos burgueses.
IV La táctica revolucionaria
A fin de garantizar la aplicación efectiva de una táctica revolucionaria en el Parlamento se imponen las medidas que siguen:
1) El Partido Comunista en su conjunto y especialmente su Comité Central, se asegurarán, en el período preparatorio que precede a las elecciones, de la sinceridad y del valor comunistas de quienes compondrán el grupo parlamentario comunista; el Comité Central tiene el derecho indiscutible de rechazar a todo candidato designado por una organización, si tiene la convicción de que no se ajustará a una política realmente comunista.
Los Partidos Comunistas deben renunciar a la vieja práctica social-demócrata de hacer elegir exclusivamente a parlamentarios "experimentados" y preferentemente abogados. En principio, los candidatos serán elegidos entre los obreros; no deben temer el designar a simples miembros del Partido, sin experiencia parlamentaria.
Los Partidos Comunistas deben rechazar implacablemente a los arribistas que se acercan al Partido, con el sólo propósito de ingresar al Parlamento. Los Comités Centrales no deben aprobar sino las candidaturas de quienes, durante muy largos años han demostrado indiscutiblemente su lealtad a la clase obrera.
2) Terminadas las elecciones, corresponde exclusivamente al Comité Central del Partido Comunista el organizar el grupo parlamentario, sea el Partido, en ese momento, legal o ilegal. La elección del Presidente y de los miembros de la mesa del grupo parlamentario, deben ser aprobados por el Comité Central. El Comité Central tendrá en el grupo parlamentario un representante permanente con derecho de veto. Sobre todas las cuestiones políticas importantes, el grupo parlamentario deberá solicitar directivas previas del Comité Central.
El Comité Central tendrá el derecho y el deber de designar o de vetar los oradores que intervendrán en las cuestiones importantes y de exigir que las tesis y aún el texto completo de sus discursos, sean sometidos a su aprobación. Todo candidato que integre la lista comunista, debe firmar un compromiso de renunciar a su mandato al primer pedido del Comité Central, a fin de que el Partido tenga siempre la posiblidad de reemplazarlo.
3) En los países donde los reformistas, los semirreformistas y aún los simples arribistas, han logrado introducirse en el grupo parlamentario comunista (lo que ha ocurrido ya) los Comités Centrales de esos Partidos Comunistas deben proceder a una depuración profunda de esos grupos, partiendo del principio de que un grupo parlamentario poco numeroso, pero realmente comunista, sirve mejor a los intereses del proletariado, que un grupo numeroso, sin firme política comunista,
4) Todo diputado comunista puede ser obligado, por decisión del Comité Central, a combinar la acción legal con la acción ilegal. En los países donde los diputados comunistas gocen de ciertas inmunidades, en virtud de las leyes burguesas, esta inmunidad parlamentaria debe ser puesta al servicio de la organización y de la propaganda ilegal del Partido.
5) Los diputados comunistas deben subordinar toda su actividad parlamentaria a la acción extraparlamentaria del Partido. Deben presentar regularmente proyectos de ley concebidos para la propaganda, agitación y organización revolucionaria, y no para ser aprobados por la mayoría burguesa, debiendo ajustarse a las directivas del Partido y de su Comité Central.
6) Los diputados comunistas deben ponerse a la cabeza de las masas proletarias, en primera línea, bien a la vista, en las manifestaciones y acciones revolucionarias.
7) Los diputados comunistas tienen la obligación de mantener por todos los medios y bajo contralor del Partido, relaciones epistolares y de todo tipo con los obreros, los campesinos y los trabajadores revolucionarios de todas las categorías, sin imitar en ningún caso a los diputados social-demócratas, que se empeñan en mantener solo "relaciones de negocios", con sus electores. Ellos estarán siempre a disposición de las organizaciones comunistas, para el trabajo de propaganda en el país.
8) Todo diputado comunista al Congreso debe comprender que no es un "legislador" que busca un lenguaje común con los demás legisladores, sino un agitador del Partido, enviado al campo enemigo, para aplicar las decisiones del Partido. El representante del Partido es responsable, no ante la masa anónima de sus electores, sino ante el Partido Comunista, sea éste legal o ilegal.
9) Los diputados comunistas deben utilizar en el Parlamento un lenguaje comprensible para los obreros, los campesinos, las lavanderas y los pastores, de tal manera que el Partido pueda editar sus discursos en folletos y repartirlos en los rincones más atrasados del país.
10) Los obreros comunistas destacados deben, aún cuando recién debuten, ocupar sin temor la tribuna del Parlamento burgués, y no ceder el lugar a oradores más "experimentados". En caso de necesidad los diputados obreros leerán simplemente sus discursos, destinados a ser reproducidos por la prensa o en folletos.
11) Los diputados comunistas deben utilizar la tribuna parlamentaria no solamente para desenmascarar a la burguesía y a sus lacayos oficiales, sino también a los social-patriotas, los reformistas, los políticos equivocados del centro, y de manera general, a los adversarios del comunismo y también para propagar intensamente las ideas de la Tercera Internacional.
12) Aunque sólo sean uno o dos, los diputados comunistas, deberán mantener, en todos sus actos, el desafío al capitalismo, sin olvidarse jamás que solo es digno del nombre de comunista, quien revela, no solamente por sus palabras, sino por sus actos, ser un enemigo de la sociedad burguesa y de sus sirvientes social-patriotas.

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de Julio A. Roca a Marcos Sastre. 6 de Enero de 1886

Estimado Sastre: Acabo de recibir su carta del 3. Veo con gusto que las lluvias continúan favoreciéndonos por La Larga.
Espero el recuento del rodeo de los animales finos y el de la hacienda que llevó "La Conquista", para saber el total de todo lo que ahí pisa.
Creía que Sánchez ke hubiera mandado ya las dos puertas corredizas que me pide para el galpón nuevo. Trataré que se las mande cuanto antes, lo mismo que los tornillos y 20 quintales de fierro de canaleta, para las puertas de "La Conquista".
Sáncehz vendrá mañana de Quilmes. Hoy es día de fiesta y todas las casas están cerradas; por eso no le remito en esta galera los tornillos.
Los alambradores irán del 15 al 20 de éste, sin falta.
Si las ovejas que le ofrecen son de regular cantidad puede pagar un peso por cada una y comprarse hasta 2000. Y en cuanto a la hacienda vacuna, solamente que sea muy buena y una verdadera pichincha, como dicen vulgarmente. Convendrá comprar una o dos mils cabezas a lo sumo. Este a…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Decálogo del miliciano. Milicias antifascistas del POUM. Documentos de la Guerra Civil Española. 22 de Septiembre de 1936

1. El Miliciano deberá en todo momento estar persuadido de que la causa que defiende es la del proletariado, y estará por lo tanto siempre dispuesto a ofrendar su sangre y su vida por esta causa.

2. Será el Miliciano correcto en sus relaciones con los camaradas, y obediente con los mandos superiores, sin que esta subordinación implique en modo alguno reconocimiento de vasallaje, sino simplemente  espíritu de colaboración para facilitar la tarea de mando, lograr que las obligaciones a cumplir entre todos sean hechas con la máxima prontitud y eficacia.

3. Será limpio en su persona, para evitar el contagio de enfermedades y parásitos.

4. Cuidará con todo esmero la ropa y efectos de uso personal que se le confíen, no olvidando que el despilfarro de estos, a mas de producirle a él mismo molestias mientras no pueden ser repuestos, merma las disponibilidades del partido.

5. Procurará instruirse, y a mediada que lo vaya logrando, hará asimismo por transmitir sus conocimientos a camaradas y c…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Mapa Perspectivis

Trabajamos para alcanzar estos puntos (y muchos más) con nuestras insignias. Mientras tanto podés visualizar el proyecto en este mapa