Presos del POUM. Cartas desde la prisión del Estado en Barcelona. 17 de Enero de 1939

Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros
Excmo. Sr. Presidente de la Generalidad de Cataluña
Excmo. Sr. Ministro de Justicia
A los partidos y organizaciones antifascistas
Nuestra guerra, la guerra que con tan legítimo heroísmo tiene que mantener el pueblo español contra el fascismo nacional y extranjero, atraviesa un momento particularmente grave, que obliga a la movilización de todos los esfuerzos y todos los medios. Nosotros, desde nuestras celdas, sentimos las mismas inquietudes y las mismas ansias combativas que puedan sentir los más firmes y probados antifascistas. Ello no puede extrañar a nadie, ya que somos militantes obreros de toda la vida y hemos llevado un papel activo en las luchas que el pueblo español viene sosteniendo, desde hace años, contra los enemigos tradicionales de su emancipación y su libertad. El propio tribunal que nos ha juzgado ha tenido que proclamar bien alto esa verdad y destruir las calumnias lanzadas contra nosotros. Por todo ello creemos que constituye una verdadera monstruosidad que continuemos, en tales circunstancias, inutilizados en una prisión, y pedimos:
1º Que se nos devuelva rápidamente la libertad, con el fin de llenar nuestro derecho y nuestro deber de antifascistas, de cuyo cumplimiento fuimos arrancados.
2º Que se proceda a la inmediata legalización de nuestro Partido y nuestra Juventud para que, con todos sus elementos, pueda contribuir a la resistencia y a la lucha contra el fascismo.
3º Que se abran las puertas de las prisiones de la República para todos los antifascistas sobre los que pesa la más humillante de las condenas: la de no poder sumar sus esfuerzos a los de todo el pueblo español en la lucha decisiva que sostenemos.
Estas medidas deben llevar implícitas las siguientes: el cese de toda represión contra los trabajadores revolucionarios, el respeto de las conquistas de los obreros y campesinos, realizada[s] con su sangre y su sacrificio, y el reconocimiento y la aplicación de las libertades democráticas creadoras para todas las tendencias del antifascismo, única manera de darle un contenido y una eficacia a la resistencia y de fortalecer la moral de los combatientes y de la retaguardia.
Por los presos del POUM y de la JCI
Juan Andrade
Julián G. Gorkin
Wilebaldo Solano