Programa de La Falda. 1957

Para la Independencia Económica:
a)Comercio exterior:
  • Control estatal del comercio exterior sobre las bases de la forma de un monopolio estatal.
  • Liquidación de los monopolios extranjeros de importación y exportación.
  • Control de los productores en las operaciones comerciales con un sentido de defensa de la renta nacional.Planifica­ción del proceso en vista a las necesidades del país, en fun­ción de su desarrollo histórico, teniendo presente el inte­rés de la clase laboriosa.
  • Ampliación y diversificación de los mercados internacio­nales.
  • Denuncia de todos los pactos lesivos de nuestra independencia económica.
  • Planificación de la comercialización teniendo presente nuestro desarrollo interno.
  • Integración económica con los pueblos hermanos de Lati­noamérica, sobre las bases de las experiencias realizadas.
b)En el orden interno:
  • Política de alto consumo interno; altos salarios, mayor producción para el país con sentido nacional.
  • Desarrollo de la industria liviana adecuada a las necesida­des del país.
  • Incremento de una política económica tendiente a lograr la consolidación de la industria pesada, base de cualquier desarrollo futuro.
  • Política energética nacional; para ello se hace indispensa­ble la nacionalización de las fuentes naturales de energía y su explotación en función de las necesidades del desarro­llo del país.
  • Nacionalización de los frigoríficas extranjeros, a fin de po­sibilitar la eficacia del control del comercio exterior, sus­trayendo de manos de los monopolios extranjeros dichos resortes básicos de nuestra economía.
  • Soluciones de fondo, con sentido nacional a los problemas económicos regionales sobre la base de integrar dichas economías a las reales necesidades del país, superando la actual división entre "provincias ricas y provincias po­bres'.
  • Control centralizado del crédito por parte del Estado, ade­cuándolo a un plan de desarrollo integral de la economía con vistas a los intereses de los trabajadores.
  • Programa agrario, sintetizado en: mecanización del agro, "tendencia de la industria nacional", expropiación del lati­fundio y extensión del cooperativismo agrario, en procura de que la tierra sea de quien la trabaja.
Para la Justicia Social:
  • Control obrero de la producción y distribución de la rique­za nacional, mediante la participación efectiva de los trabajadores:
    • en la elaboración y ejecución del plan económico gene­ral, a través de las organizaciones sindicales;
    • participación en la dirección de las empresas privadas y públicas, asegurando, en cada caso, el sentido social de la riqueza;
    • control popular de precios.
  • Salario mínimo, vital y móvil.
  • Previsión social integral:
    • unificación de los beneficios y extensión de los mismos a todos los sectores del trabajo.
  • Reformas de la legislación laboral tendientes a adecuarla al momento histórico y de acuerdo al plan general de transformación popular de la realidad argentina.
  • Creación del organismo estatal que con el control obrero posibilite la vigencia real de las conquistas y legislaciones sociales.
  • Estabilidad absoluta de los trabajadores.
  • Fuero sindical.
Para la Soberanía Política:
  • Elaboración del gran plan político-económico-social de la realidad argentina, que reconozca la presencia del movimiento obrero como fuerza fundamental nacional, a través de su participación hegemónica en la confección y direc­ción del mismo.
  • Fortalecimiento del estado nacional popular, tendiente a lograr la destrucción de los sectores oligárquicos antina­cionales y sus aliados extranjeros, y teniendo presente que la clase trabajadora es la única fuerza argentina que re­presenta en sus intereses los anhelos del país mismo, a lo que agrega su unidad de planteamientos de lucha y forta­leza.
  • Dirección de la acción hacia un entendimiento integral (político-económico) con las naciones hermanas latinoame­ricanas.
  • Acción política que reemplace las divisiones artificiales in­ternas, basadas en el federalismo liberal y falso.
  • Libertad de elegir y ser elegido, sin inhabilitaciones, y el fortalecimiento definitivo de la voluntad popular.
  • Solidaridad de la clase trabajadora con las luchas de libe­ración nacional de los pueblos oprimidos.
Política internacional independiente.