Proyectos y problemas para la organización nacional según Rosas

Proyectos para la organización nacional
Carta de Rosas a Quiroga desde Pavón, el 4 de octubre de 1831
     Así que me entreviste con el señor gobernador don Estanislao López debo proponerle que pues se acerca el período de arreglar las provincias todas sus ramos, para simplificar su organización, convendría por ahora conducirnos en orden a la liga general de todos los pueblos de la república bajo un sistema de federación que deje salva la soberanía, libertad e independencia de cada provincia en particular…
     …parece que la paz de todas las provincias debe verificarse muy pronto; y por lo mismo cesar ya dicha la Comisión y también quedar sin objeto.
     En este estado obtenida la paz general, estando encargado el gobierno de la provincia de Buenos Aires de cultivar las relaciones exteriores, se haya ya provista la primera necesidad general, para figurar en cuerpo y república…
     Son muchísimos y absolutamente indispensables los embarazos actuales para entrar ya en una organización general. En primer lugar, los hombres todos de más capacidad, que son bien pocos, han quedado como aturdidos con este espantoso sacudimiento que aún no ha cesado del todo y, por consiguiente, nadie puede saber ni lo que es, ni qué será…
     En segundo lugar han quedado los hombres tan arruinados todos que no será al presente posible encontrar el número de los que deben emprender esta tan grande como delicada obra…
     A todo esto se agrega que esa clase de reuniones es muy costosa a toda la república, y que en el estado de pobreza en que han quedado los pueblos, no hay cómo costearlas; y si antes Buenos Aires lo ha hecho, en el día no puede absolutamente hacerlo…
     …Creo en este estado que basta por ahora que cada provincia haga por medio de su respectiva Junta Representativa una solemne declaración, que comprenda el contenido de los once primeros artículos del tratado de 4 enero…
     …Al señor Ortiz escribo en este mismo sentido, y también a Córdoba; de modo que estando de acuerdo, se subrogue a la Comisión Representativa que ya no tiene objeto, esa solemne declaración, cosa que aparezca como un acto simultáneo de todas las provincias…

Archivo de la Nación: s. 5 c. 28. A. 1, Nº5.