Carta de Perón a John W. Cooke. Abril de 1957

7 de Abril de 1957
Señor Dr. D. John I. Cooke, Montevideo.

Mi querido amigo:

Contesto sus dos cartas que en espacio de tres dias me han llegado, la última con fecha del 28 de marzo.

Imaginará la alegría que nos ha producido aquí y en todas las organizaciones, la noticia de la fuga de nuestros compañeros entre los que se encuentra su hijo, del que tanta necesidad tengo en los actuales momentos. Tampoco tengo menor necesidad de otros, como muy bien se explicará usted a poco que piense en la gente del grupo de "evadidos''.

Ya he adelantado un emisario r¡ Santiago con cartas personales para los muchachos, aconsejándoles venirse cuanto antes para aquí, donde se me lian dado ya seguridades de que se encontrarán en su

perón/cooke

casa. Creo que ningún país podría ofrecer ni la seguridad, ni la tranquilidad, ni la acogida que tenemos en Venezuela. Por eso trato de convencerlos de que viajen en cuanto puedan.

Ya Cooke en Santiago se encontrará con todos los antecedentes que necesita para ponerse al día, para el caso que la cárcel hubiera sido un obstáculo para que él viviera la situación. Los hombres que trabajan en Chile tomarán contacto con él enseguida de su llegada. Hay entre ellos quienes terminan de hacer una gira por todo nuestro país para ver personalmente la situación actual, de manera que desde el comienzo será informado bien.

Sobre las declaraciones, desgraciadamente, los reporteros más por falta de capacidad o por efectistas superficiales, dicen cosas que des­virtúan las apreciaciones personales y por eso, el sunto de comer los papeles de mil pesos lo sacaron al revés de lo que había dicho (tal vez mala intención). Sobre los militares comparto totalmente su con­sejo y nunca digo nada sobre esto. En cuanto al asunto de la reforma constitucional, elecciones de constituyentes y elecciones generales, he seguido un plan que le detallo a continuación.

He comenzado por escribir artículos sobre los siguientes temas: "¿Qué pasa en la Economía Argentina?", ";.Qué pasa en la Política Argentina?", "La tragedia del Peso Argentino", etc., con lo que voy haciendo un "repaso de la situación". Luego he hecho llegar un men­saje a los peronistas, distribuido como las Instrucciones generales, por intermedio de los comandos de exilados, en el que presento la situa­ción y doy la línea a seeuir. Este mensaje contiene casi lo mismo que lo que digo en el artículo ¿Qué pasa en la política argentina? sólo que, por razones de mi asilo, no pongo nada aue pueda. ser to­mado como que propugno la violencia sistemática. Este mensaje será transmitido por radio desde varios países, en onda corta. Una vez que esto haya hecho su efecto, irá lo referente a la reforma constitucional, elecciones de constituyentes y elecciones generales en la misma forma. Ya tengo el texto preparado para largarlo oportunamente.

Ya varias veces he dicho lo del desconocimiento de toda deuda contraída por este Gobierno y más, lo he hecho llegar al Departamen­to de Estado, que es donde más interesa que se conozca esto.

Muchas gracias por sus amables recuerdos. Mis resnetos a la S°ñora y, si esta carta lo alcanza aún en Montevideo llévele mi abrazo afectuoso a su hüo. De su hermano tengo noticias por nuestra gente de España que están en contacto con él según me dicen.

Un gran abrazo.

Juan Perón