Ir al contenido principal

Alcances de la ciudadanía según Aristóteles

¿QUIÉNES ERAN CIUDADANOS EN LA ANTIGUA GRECIA?
   “¿En realidad, es ciudadano aquel que puede participar del poder o hay que considerar ciudadanos también a los trabajadores vulgares? Si debemos considerar ciudadanos a estos que no participan de las magistraturas, no será posible que sea propia de todo ciudadano la mencionada virtud, puesto que ésos serían ciudadanos. Y si ninguno de ellos es ciudadano ¿en qué clase habrá que incluirlos? No  son, en efecto, metecos ni extranjeros. ¿O reconoceremos que de esa argumentación no se sigue ningún absurdo? Tampoco los esclavos ni los libertos pertenecen a ninguna clase de las mencionadas.
   La verdad es que no hay que considerar ciudadanos a todos aquellos cuya existencia es imprescindible para la ciudad, ya que tampoco los niños lo son del mismo modo que los hombres, sino que éstos lo son sin más y los niños condicionalmente, ya que son ciudadanos, pero aún no cumplidos.
   En los tiempos antiguos, en algunos lugares, el grupo de los trabajadores era esclavo o extranjero. Ésa es la razón por la que aún hoy lo son la mayoría. La ciudad mejor no hará ciudadano al trabajador. En el caso de que también éste sea ciudadano, la virtud del que antes dijimos no se aplicará a todos, ni siquiera sólo al libre, sino sólo a los que estén exentos de los trabajos de primera necesidad. En cuanto a los que realizan esos trabajos necesarios, los unos los hacen para servicio de un individuo y son esclavos, los otros al servicio de la comunidad y son trabajadores y braceros a jornal. Continuando con nuestro examen se aclarará su situación, y al aclararse ésta resultará evidente lo que hemos dicho.
   Puesto que hay varios regímenes políticos, también es forzoso que haya varias clases de ciudadanos, de modo que en algún régimen habrán de ser ciudadanos el trabajador y el bracero a jornal, mientras en otro será imposible. Por ejemplo, si el régimen político es de los calificados como aristocráticos, en el que los títulos se conceden en atención a la virtud y la dignidad, no es, pues, posible que se ocupe de la virtud quien lleva una vida de trabajador o jornalero. En las oligarquías el bracero no puede ser ciudadano, ya que la participación en los cargos depende de tener ingresos; pero sí puede serlo el trabajador, ya que muchos de los obreros especializados se enriquecen. […]
   Sin embargo, en muchos regímenes la ley se dispone para admitir incluso a extranjeros. En algunas democracias el hijo de una ciudadana es ya así ciudadano. Y la misma consideración tienen los bastardos en muchos lugares. No obstante, ya que sólo por falta de ciudadanos legítimos hacen ciudadanos a tales personas (el caso es que aplican ese tipo de leyes a causa de la escasez de población), cuando su muchedumbre se repone poco a poco los eliminan, primero a los hijos de esclavo o esclava, después a los hijos de ciudadanas, y al final sólo admiten como ciudadanos a aquellos cuyos dos padres lo son.”

Aristóteles, República, Libro III, capítulo V. 

Otros contenidos de Perspectivis

Año 1900. Av de Mayo y Belgrano. Perspectiva actual esquina musimundo. Ramos Mejía

Buscá otros puntosPerspectivis cercanos
Avenida de mayo 54. Casa de AuxiliosColegio Don BoscoEstación Ramos MejíaNuestra señora del Carmen
Nota: En la perspectiva de la casa de auxilios, de 1928, se alcanza a percibir la fachada que vemos aquí, todavía en pié.

O Visitá nuestro Mapa Perspectivis

Comunicado de la Juventud Peronista, al apropiarse del sable Corvo de San Martín. 12 de Agosto de 1963.

En Agosto de 1963 la Juventud Peronista irrumpió en el Museo Histórico Nacional para apropiarse del sable corvo que el General San Martín entregó a Juan Manuel de Rosas. Aquí el comunicado con el que la organización explicaba los motivos de su accionar.

Asamblea Permenente de Entidades Gremiales Empresariales -APEGE- pide cambios drásticos a días del glope de Estado de 1976. El Cronista, 10 de Marzo de 1976

El plenario de la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) decidió facultar al secretariado directivo de la entidad para “fijar la oportunidad e intensidad de un nuevo paro empresario” así como también “adoptar toda otra medida que se considere necesaria” La reunión se llevó a cabo ayer por la mañana en la sede de la Cámara Argentina de la Construcción y contó con la presencia de un centenar de dirigentes empresarios que deliberaron bajo la presidencia del doctor Armando Braun.  Se decidió, además, ratificar la posición de lucha del empresariado contra la situación imperante que afecta por igual a obreros, empresarios, profesionales, Fuerzas Armadas y al país todo. La declaración aprobada por el plenario cuestiona severamente al programa de emergencia económica: “El nuevo programa económico enunciado por el ministro de Economía –dice- ha colmado la medida”  Sostiene la declaración que luego de transcurridos 24 días del paro empresario “se insiste en el rumbo eq…

La Historia en Realidad Virtual. Perspectivis

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…