Ir al contenido principal

Crónica de Jean de Venette. Año 1356

La crónica de Jean de Venette permite aproximarnos a las tensiones sociales acumuladas en torno a la llamada Jacquerie (Fon Yaquerí). Aquí tranascribimos un primer fragmento correspondiente al año 1356.


En el mismo año de 1356 el lujo y la disolución de muchos delos nobles y caballeros se acentuaron aún más. He descripto antes las vestimentas escasas y humildes que llevaban; ahora comenzaron a desfigurarse en forma cada vez más extravagante. Usaban perlas en sus mantos y en sus cintos dorados y plateados y se adornaban elaboradamente de pies a cabeza con gemas y piedras preciosas. Tan asiduamente se cubrían los hombres de los más pequeños a los más grandes con estos lujos, que las perlas y otras piedras preciosas se vendían a muy altos precios y solo con dificultad podían encontrarse en París. Recuerdo haber visto pequeñas perlas que habían sido compradas hacía tiempo por ocho denarios y que se vendieron en esta época por diez libras. Los hombres también comenzaron a usar plumas de pájaros en sus sombreros. Durante la noche se dedicaban en forma inmoderada a los placeres de la carne o a los juegos de dados; durante el día jugaban a la pelota o al tennis. Por ello la gente común tenía razón en quejarse, y verdaderamente se lamentaba mucho de que los impuestos que se les imponía para la guerra se destinaban sin provecho a esta clase de deportes y modas. En ese tiempo los nobles comenzaron a llamar, por burla, Jacques Bonhomme a los campesinos y a la gente simple. Ese año, los hombres que eran enviados a la guerra y que llevaban sus armas a la manera rústica de los campesinos fueron llamados Jacques Bonhomme por los que se burlaba de ellos y los odiaban. Y así perdieron el nombre de campesinos. Tanto los franceses como los ingleses llamaron así a sus campesinos durante mucho tiempo. Pero, ¡ay!, muchos de aquellos que en ese momento se burlaban de los campesinos dándoles ese nombre, como se verá, murieron miserablemente a manos de los campesinos, y muchos campesinos fueron asesinados cruelmente, a su vez, por los nobles, y sus aldeas fueron incendiadas en venganza. 

TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de Julio A. Roca a Marcos Sastre. 6 de Enero de 1886

Estimado Sastre: Acabo de recibir su carta del 3. Veo con gusto que las lluvias continúan favoreciéndonos por La Larga.
Espero el recuento del rodeo de los animales finos y el de la hacienda que llevó "La Conquista", para saber el total de todo lo que ahí pisa.
Creía que Sánchez ke hubiera mandado ya las dos puertas corredizas que me pide para el galpón nuevo. Trataré que se las mande cuanto antes, lo mismo que los tornillos y 20 quintales de fierro de canaleta, para las puertas de "La Conquista".
Sáncehz vendrá mañana de Quilmes. Hoy es día de fiesta y todas las casas están cerradas; por eso no le remito en esta galera los tornillos.
Los alambradores irán del 15 al 20 de éste, sin falta.
Si las ovejas que le ofrecen son de regular cantidad puede pagar un peso por cada una y comprarse hasta 2000. Y en cuanto a la hacienda vacuna, solamente que sea muy buena y una verdadera pichincha, como dicen vulgarmente. Convendrá comprar una o dos mils cabezas a lo sumo. Este a…

Mapa Perspectivis

Trabajamos para alcanzar estos puntos (y muchos más) con nuestras insignias. Mientras tanto podés visualizar el proyecto en este mapa

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Nuevas incorporaciones en nuestro Mapa Histórico

¿Hace mucho que no visitás nuestro MAPA? Estuvimos agregando más fotos históricas como estas:



Fuentes y Documentos de Historia Mundial

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.