Ir al contenido principal

Carta de un esclavo, Manuel Antonio Picabea, en el contexto de la revolución que luchando por la independencia solicita su liberación social.


Manuel Antonio Picabea, Moreno esclavo de Doña Clara Picabea, con todo aquel respeto y acatamiento que debo á V.S. digo: que las dos adjuntas certificaciones convencen, no solamente del zelo con que he procurado defender la Religion, y los derechos de Nro. Soberano, sino también para ser del todo útil, receloso que sin armas no pudiese cumplir ampliamente mis deseos, tenia estas guardadas, á costa de los muchos riesgos que patentiza mi estado (*).
    Yo quisiera sin duda alguna gozar del sorteo que tan generosamente V.S. ofrece para que se liberte una porción de mi clase; pero el amor que tengo á mi Señora ama, me hace resistir contra mi propio bien, y que prefiera vivir en el miserable estado en que me hallo, que gozar de una libertad que desea mi corazón con tanta naturalidad, y este es el porqué.
    Mi Señora es septuagenaria, soltera y achacosa: me ha criado con todo cariño, y en el dia es de suerte algo escasa: yo soy albañil, y con mi jornal alivio en lo posible su estado, acompañándola el resto del tiempo que me queda libre. Es tal el respeto y reconocimiento que la profesa, que aun quando fuese cierto de alcanzar, la libertad que me lisonjea el sorteo, temeria que ésta me rindiese ingrato á quien debo tanto bien, y tal vez la desecharía.
    Estas circunstancias me obligan á suplicar á V. S. quiera, si tiene á bien, recompensar mis servicios como le dicte su generosa bondad: por lo que =A. V. S. sumisamente suplico se digne proveer lo que le estimule aquella bizarra nobleza que tanto brilla en sus elevadas acciones = Manuel Antonio Picabea.
    Decret. Comisionase al Sr. Alcalde de segundo voto, para que tomando los mas exactos informes sobre las singulares circunstancias de esta solicitud, instruia al Cabildo de su resultado, para proveer los que corresponda. Sala Capitular de Buenos Ayres, Noviembre 4 de 180.= Martin de Alzaga. =  Estevan Villanueva. = Manuel Mansilla. = Antonio Pirán. = Manuel Ortiz de Basualdo. = Miguel Fernandez de Agüero. = Joseph Antonio Capdevila.= Juan Bautista Ituarte. =Martin de Monasterio. = Benito de Iglesias.
INFORME.

M. I. C. JUSTICIA Y REGIMIENTO.
    He practicado las diligencias oportunas al puntual desempeño del encargo que me hace V.S. por la providencia que antecede; y sus resultas han excitado de nuevo mi admiración, al encontrar un esclavo de tan elevados sentimientos, que despues de haber dado las pruebas que ha presentado á V. S. de su fidelidad y patriotismo en la defensa de esta Capital, quando fue invadida últimamente por los ingleses, rehusa el valerse de la ocasión que le ofrece esta circunstancia de poder alcanzar el inestimable beneficio de la libertad, por el solo respeto de no verse en la de poder faltar á los deberes que  le inspira la ley de la gratitud, para con una ama á quien ha debido las atenciones y oficios de madre, según los informes que he tenido: y con los quales condicen también los de su buen porte, y conducta en lo general, y por ellos no duda, que con el objeto de hacer mas cómoda la situacion de su anciana Señora, implora la beneficencia de V.S., á que desde luego lo considero acreedor. Buenos Ayres, Noviembre 6 de 1807. = Estevan Villanueva.             Decreto.
    Visto este expediente, promovido por el Moreno esclavo Manuel Antonio Picabea, en que separándose de la acción de entrar al sorteo, acordado por este Cabildo á beneficio de los de su clase, que se distinguieron en la ultima invasión hecha por los ingleses, se contenta con la recompensa que tenga á bien concedérsele, y lo expuesto por el Señor Alcalde de segundo voto en su precedente informe; consecuente á lo acordado, se declara: que atendiendo el laudable objeto que para ello le ha  dirigido, se le dén por una vez cincuenta pesos, facultando al Señor Alcalde de segundo voto para que expida el correspondiente libramiento contra el Mayordomo de Propios, y que para que se haga publico un hecho tan extraordinario, como digno de que se imite por los de su condición, se imprima este expediente. Sala Capitular de Buenos Ayres, Noviembre 14 de 1807.= Martin de Alzaga. =  Estevan Villanueva. = Manuel Mansilla. = Antonio Pirán. = Manuel Ortiz de Basualdo. = Miguel Fernandez de Agüero. = Joseph Antonio Capdevila.= Juan Bautista Ituarte. =Martin de Monasterio. = Benito de Iglesias.
(*)1. a Como Capitan y Teniente de la 1.a Compañía del Batallon de Cantabria (alias la Amistad), certificamos que el Moreno Manuel Antonio Picabea se incorporó en la mencionada Compañía con fusil y fornitura en la tarde del dia primero del corriente, y que junto con los demás individuos de ella marcho para Barracas en seguimiento del enemigo, habiéndose hallado igualmente en el combate que tuvimos al dia siguiente en los mataderos de Miserere: y para los fines que le puedan convenir al expresado Moreno le damos ésta en Buenos Ayres á 16 de julio. = Pedro Martinez Fernandez. = Pedro Andres de Osua. = V.o B.o Rezaval.
2. a Don Norberto Quirno Echeandia; Capitan de la 3. Compañía del Batallon de voluntarios Cantabros de la Amistad: certifico que el Moreno Manuel Antonio Picabea asistió á la azotea de mi comando en los días 3, 4, 5 y 6 de Julio pasado, con motivo de la invasión del enemigo, habiendo salido varias ocasiones á las guerrillas con el finado D. Santos Irigoyen, incorporado con otros individuos del  mismo batallón. Buenos Ayres, Octubre 27 de 1807. = Norberto Quirno Echeandia = V.o B.o Rezaval.
Buenos Ayres, en la Imprenta de Niños Expositos.

Nota: Existe una alta probabilidad de que la carta haya sido escrita por un tercero.

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Carta de Dorrego a su esposa. 12 de Diciembre de 1828

Mi querida Angelita: En este momento me intiman que dentro de una hora debo morir; ignoro por qué; más la Providencia divina, en la cual confío en este momento crítico, así lo ha querido. Perdono a todos mis enemigos y suplico a mis amigos que no den paso alguno en desagravio de lo recibido por mí. Mi vida: Educa a esas amables criaturas: sé feliz, ya que no lo has podido ser en compañía del desgraciado
Manuel Dorrego 12 de diciembre de 1828

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…