Ir al contenido principal

Documento histórico. Documento dirigido a la juventud (peronista). Primera Plana, 487. 30 de Mayo de 1972

I – INTRODUCCIÓN
1.— El presente documento tiene la finalidad de proveer apoyo táctico-doctrinario a todos los compañeros que, a partir de las directivas emanadas de nuestra Conducción Estratégica, deben resolver el problema político de la reorganización de la Juventud Peronista.
2.— Es importante señalar que este material es de naturaleza informativa y está especialmente dirigido a aquellos militantes que carecen de otros medios de actualización y difusión doctrinaria.
3.— Por lo demás, se entrega como simple aporte para la discusión interna, careciendo de carácter resolutivo o de decisión.
4.— En principio, y a los efectos de cumplir con todos los objetivos parciales que implica la finalidad general de este trabajo, ha sido subdividido en las siguientes partes fundamentales:
a) Definiciones: A fin de resumir aquellos conceptos preliminares y básicos que se extraen de la Doctrina Justicialista (situación ideal).
b) Observaciones: A fin de sistematizar las enseñanzas que, basadas en la crítica a deficiencias más o menos constantes, pueden extraerse de la historia peronista (pasado real).
c) Situación: A fin de determinar los planos en que puede concretarse el estado actual de la juventud (situación presente).
d) Conclusiones: A fin de esbozar las propuestas organizativas, doctrinarias y políticas que se consideran imprescindibles para satisfacer los requerimientos operativos de la juventud a corto y mediano plazo (criterios para el futuro).
II – DEFINICIONES
5.— La Doctrina Justicialista ha considerado a la juventud en un doble carácter: como hecho biológico (conjunto de personas delimitado por una determinada edad) y como hecho político (formas de ejecución que marcan la edad política), tratando de que ninguno de los dos factores pueda ser analizado por separado.
6.— De ahí que, con respecto al primer factor, el General Perón no se refiera a la juventud en el sentido burgués del término (“edad dorada”, “rebeldía crónica”, “ruptura generacional”), ni habla de generación en el marco de la perimida teoría liberal de las generaciones.
7.— Por el contrario, uniendo lo biológico a lo político habla de “esencia de la juventud”. O sea: de la vitalidad ideológica y orgánica que —en manos de un movimiento de liberación nacional— es capaz de derrotar al tiempo (“la juventud permanente”).
8.— Con esa ley general, el Justicialismo analiza el tema de la juventud en un triple aspecto:
a) La juventud como presente: “La rama de la juventud” – “La independencia constructiva de la juventud”.
b) La juventud como proceso: “La generación de emergencia” – “El transvasamiento generacional”.
c) La juventud como futuro: “La generación organizada” – “La etapa político-dogmática”.
9.— Rama de la juventud: Esta definición es la expresión de la necesidad de unidad y solidaridad en el campo de la Juventud Peronista, para que —por encima de fracciones o enfrentamientos estériles— se organice efectivamente como cuarto componente del Movimiento Nacional Justicialista (MNJ).
10.— Independencia constructiva de la juventud: Este concepto del General Perón significa el reconocimiento de la correspondiente libertad de acción de la juventud, y de su representatividad directa con el Consejo Superior, para que pueda coordinar —de conjunto con las otras ramas, pero sin interferencias— sus propias operaciones, sólo subordinadas al plan de la conducción estratégica.
11.— Generación de emergencia: Señala el desarrollo de la juventud política, en una situación general de crisis, con todos los requisitos doctrinarios, orgánicos y metodológicos que entraña la resistencia popular y la ofensiva para la toma definitiva del poder.
12.— Transvasamiento generacional: Por un lado, define el progresivo y racional relevo de una generación política por otra, mediante el recambio de los dirigentes de conducción y de encuadramiento. Por otro lado, y simultáneamente, implica obtener la síntesis de las mejores virtudes de ambas generaciones, a través de la reafirmación ideológica y de la actualización doctrinaria y tecnológica.
13.— Generación organizada: Implica la obtención de la unidad intelectual y espiritual de toda una generación para poder encarar, con probabilidad de éxito, la próxima etapa de la lucha del pueblo argentino por su liberación nacional y social.
14.— Etapa político-dogmática: Es la que corresponde al triunfo de la generación organizada, mediante la profundización y consolidación de la Revolución Justicialista. Es decir: la realización de la grandeza nacional y la felicidad popular, en el marco de una comunidad organizada.
III – OBSERVACIONES
15.— La historia peronista registra una serie de proyectos organizativos de la juventud. De ellos es posible extraer enseñanzas por el método: práctica-crítica-teoría.
16.— Interesa considerar fundamentalmente el período 1955/1972, en tanto la juventud formada y conformada en esos años está presente hoy, aún con distintos matices, como gran reserva generacional de MNJ.
17.— En general, puede decirse que los esquemas organizativos fueron parciales en amplitud doctrinaria y limitados en profundidad social. Resultaron así insuficientes para organizar efectivamente al grueso de la juventud.
18.— Sin embargo, estos ensayos de organización no fueron casuales. Respondieron a situaciones determinadas y fueron valiosos en esas coyunturas, manteniendo en alto la bandera de una militancia juvenil peronista aún en las circunstancias de mayor represión y persecución política.
19.— Pero el verdadero producto de esos esquemas, aún por encima de las motivaciones iniciales con que se los puso en marcha, fue la formación individual —en cantidad y en calidad— de una amplia franja de cuadros militantes que están aptos y prontos para ser canalizados por un proceso de mayor inserción en el seno de la lucha del pueblo.
20.— Estos cuadros, formados en las duras condiciones de la resistencia y de la defensiva, se disponen ya a asumir sobre sus hombros el peso de la responsabilidad organizativa y táctica que implica el pasaje a la ofensiva general.
21.— Para que esta nueva y gran operación sea exitosa, y tales cuadros puedan operar no sólo individualmente sino como cuerpo de conducción auxiliar e intermedio, se impone alcanzar en términos perentorios el más alto grado de unidad de concepción (disciplina de cuadros – resolución teórica).
22.— De esta forma se asegurará la continuidad en el esfuerzo y la coordinación de una ejecución por fuerza descentralizada (disciplina de pueblo – resolución práctica).
23.— A fin de contribuir a esta real “escuela de cuadros”, anotamos las deficiencias más comunes que se deben superar en el campo orgánico-metodológico de la juventud. Pueden (con un mínimo grado de abstracción) generalizarse y agruparse así:
a) La falta de conciencia orgánico-metodológica: El espontaneísmo.
b) La falta de conciencia de conjunto en el espacio: El sectarismo.
c) La falta de conciencia de conjunto en el tiempo: El ideologismo.
24.— Espontaneísmo: Es la falta de conciencia de la necesidad de organización y método. Por lo tanto, constituye el más grave atentado que directa o indirectamente se puede cometer contra el proceso revolucionario, ya que propone formas de lucha muy primarias donde la derrota es segura.
25.— Las características del espontaneísmo son, en consecuencia, la anarquía organizativa y los cuadros individualistas que, con conciencia de conjunto pero sin conciencia de la situación, son impotentes para realizar trabajos planificados y de equipo.
26.— Una de las formas de la espontaneísmo es el localismo, o nueva versión del “caciquismo”, en tanto defecto de aquellos cuadros zonales que, celosos de sus propias fuerzas en un lugar, son renuentes a insertar su trabajo en una acción política superior y totalizadora.
27.— Sectarismo: Es la falta de conciencia del dispositivo de conjunto que, asentándose en una ala orgánica de nuestro movimiento (derecha o izquierda), rechaza violentamente a la otra, siendo paternalista con respecto al centro del dispositivo (la masa).
28.— El sectarismo lleva a ver más las contradicciones de las fuerzas propias, que a reconocer las líneas interiores del enemigo; estableciendo muchas veces un combate interno y no una acción sobre el adversario principal.
29.— En consecuencia, el sectarismo conduce al fracturismo. Este puede ser de derecha (neoperonismo, maccartismo, provocación, colaboración indirecta con los servicios de represión) o de izquierda (neoperonismo de izquierda, maccartismo de izquierda, represión sobre los compañeros).
30.— Desde el punto de vista del crecimiento orgánico, el sectarismo reconoce sólo las necesidades propias (“movimiento dentro del movimiento” – “partido dentro del partido”) antes que las necesidades de la construcción anónima y colectiva de la organización general (el MNJ).
31.— Desde el punto de vista de la conducción, el sectarismo lleva al elitismo. Este es el error en que incurre alguna organización cuando se considera centro del mapa político; desarrollando así una forma de crecimiento concéntrico, con una vertebración unitaria y rígida, en contradicción con la propia naturaleza del movimiento.
32.— Algunos proyectos organizativos de esta naturaleza, intentaron superaron superar su elitismo uniéndose entre sí, con lo que sólo consiguieron aumentar su error (elitismo más elitismo, resultó dos veces elitismo).
33.— En resumen, la unidad por la “cúspide” no supera el problema de la inserción en el pueblo (encuadramientos – masa) y de la unidad de concepción política (líder – cuadros – bases), que debe ser anterior. Aunque un encuentro de nucleamientos puede construir una herramienta de trabajo conveniente en una etapa, especialmente si se tiene conciencia de su parcialidad y se cuida de no avanzar sobre la postergación de otros sectores.
34.— Desde el punto de vista geográfico el elitismo se traduce en porteñismo, defecto de dependencia orgánica del interior, sobre la base del monopolio que de la información política realizan los encuadramientos de la Capital.
35.— Finalmente, y desde el punto de vista de la política de alianzas internas, el elitismo lleva al tactiquismo. Este es el defecto de colocar la unidad de acción por sobre la unidad de concepción en busca de juegos de fuerza internos entre entre “aparatos”.
36.— Ideologismo: Es el error de pretender ver con una ideología, correspondiente a otra realidad, la propia situación histórica. Como tal, tiende a cristalizar las formas de lucha dentro del movimiento de masas por importación o por impostación de modelos.
37.— La utilización de modelos errados, o variantes orgánico-metodológicas independientes de la propia trayectoria y experiencia de conjunto, es la consecuencia de la falta de conciencia en la perspectiva del tiempo, y la causa de la impotencia para actuar dialécticamente en el curso mismo del proceso.
38.— La consecuencia de esta desconexión con el grueso del movimiento, lleva al tremendismo verbalista, a la apelación al eticismo, o a la contraposición de las figuras centrales e inseparables de nuestro movimiento (“evitismo” versus peronismo).
39.— Finalmente, y como corolario de estas observaciones, cabe señalar que no debe magnificarse la significación de los errores apuntados o de la puja existente entre los distintos sectores de la militancia juvenil, sino que es justo señalar que tal movilidad y lucha interna es un signo de la vitalidad política de nuestro [movimiento político (+) juventud].
40.— Efectivamente, en los partidos tradicionales la falta de “problemas en la juventud” indica, en realidad, falta de juventud [partido político (-) juventud].
41.— Por su parte, en la izquierda liberal, el ciclo permanente de reclutamiento-contrarreclutamiento-integración-atomización-desintegración de los grupos y grupúsculos juveniles es suficientemente conocida [juventud (-) marco político].
42.— Por último, casi resulta innecesario recalcar que uno de los hechos políticos más significativos de los últimos años ha sido la nacionalización y peronización en masa de la juventud de clase media y del estudiantado argentino.
IV – SITUACIÓN
43.— La situación actual de la juventud puede ser considerada en tres planos diferentes:
a) Los encuadramientos juveniles: A fin de determinar su proceso de organización y los últimos planteos de su reorganización.
b) La masa de la juventud: A fin de determinar la amplia gama de sus niveles doctrinarios.
c) Las generaciones políticas: A fin de determinar las distintas capas político-generacionales involucradas en el contenido genérico del concepto de “juventud”.
44.— Los encuadramientos juveniles: Su construcción orgánica siguió el siguiente proceso:
a) 1955/1958: Núcleos pequeños y dispersos de resistencia con características celulares (clandestinidad) y locales (barriales).
b) 1958/1966: Conformación de múltiples nucleamientos de regular expresión numérica y con matices orgánicos y metodológicos más o menos diferenciados (surgen las siglas).
c) 1966/1972: Aumento substancial en los efectivos de los encuadramientos juveniles (especialmente con integrantes del sector estudiantil) y polarización de los nucleamientos en tres o cuatro grandes bloques con personalidad política bien definida.
45.— En la actualidad, el desarrollo y la experiencia de lucha de los encuadramientos de la Juventud Peronista, así como la sensación generalizada de vivir una emergencia, dada la grave situación político-militar por la que atraviesa el país (eventual proscripción de Perón – interrupción del proceso preelectoral – golpe militar – estado insurreccional), plantea entre sus cuadros y activistas el problema de su disolución en el seno de una organización mayor de juventud del MNJ (desaparición de siglas).
46.— La masa de la juventud: Los distintos grados de conciencia doctrinaria de la juventud que no está encuadrada políticamente pueden sintetizarse así:
a) Los que no se dicen “peronistas”, pero se sienten convergentes con los objetivos generales del MNJ (aliados).
b) Los que se sienten y se dicen “peronistas” pero no pueden explicitar su ideología (compañeros).
c) Los que pueden explicitar ideológicamente pero carecen de la capacidad de prédica (militantes potenciales).
d) Los que pueden predicar, pero carecen de capacidad de organización y conducción (cuadros potenciales).
47.— En la actualidad se nota una insuficiencia en la elaboración táctica de actualización doctrinaria y en la tarea de su difusión; solventada la cual, se podrá superar cuantitativa y cualitativamente los niveles de conciencia doctrinaria descriptos.
48.— Todo este trabajo de adoctrinamiento y comunicación es la condición para un mayor y mejor encuadramiento de la masa juvenil que, por otra parte, ha multiplicado (especialmente en el interior) los núcleos primarios de su organización a la espera de una expresión de la juventud realmente nacional.
49.— Las generaciones políticas: Las distintas capas político-generacionales [proceso biológico (+) proceso político], que surgen en el curso de la trayectoria del MNJ y que reconocemos como momentos históricos de la Juventud Peronista, son las siguientes:
a) La juventud de 1945: Conoció al peronismo en el poder, participando de las estructuras políticas del primer Estado Justicialista (hoy tiene más de cincuenta años de edad).
b) La juventud de 1955: Conoció al peronismo en la proscripción y, en parte, realizó la heroica resistencia peronista (hoy tiene un promedio de cuarenta años de edad).
c) La juventud de 1966: Es contemporánea de la proscripción del pueblo argentino en su conjunto y, en general, no ha tenido mayor participación y desgaste de las estructuras políticas tradicionales (hoy tiene menos de treinta años).
50.— En la actualidad, el interregno organizativo existente entre el partido electoral (más afín a la generación de 1945) y el activismo juvenil (más afín a la generación de 1966) lleva, a la que denominamos generación de 1955, a una opción difícil de resolver y que, alternativamente, se soluciona por:
a) Un ingreso prematuro en la estructura electoralista del partido (“jóvenes con vocación parlamentaria”).
b) O un egreso demorado del activismo juvenil (“profesionales de la juventud”).
V – CONCLUSIONES
51.— En líneas generales, puede establecerse que:
a) La Juventud Peronista (JP) es la reserva orgánico-operacional del MNJ. Como tal, su problema es de naturaleza estratégica y su resolución, como toda reserva, es un atributo de la más alta conducción.
b) La acción crítica de la juventud debe canalizarse dentro de los límites establecidos por el Comando Superior, que es el nivel empeñado en realizar racionalmente el proceso revolucionario interno que implica el transvasamiento generacional.
c) Las dificultades para aglutinar y conducir convenientemente a la JP provienen del hecho objetivo de que sus encuadramientos no se asientan en una base partidista (del tipo del PJ masculino o femenino), ni en una base sindical (del tipo de las 62 Organizaciones).
d) Asimismo es menester recalcar que las dificultades subjetivas surgen de una desmedida competencia personal entre dirigentes. Ella expresa, por compensación, una debilidad política que se origina en la impotencia para sintetizar y expresar una línea doctrinaria globalizadora que tome a la juventud como conjunto.
e) Por todo ello, la reestructuración de la JP deberá hacerse sumando y no restando sectores. Ya que, inexorablemente, no poder centralizar una organización de militantes juveniles es colocarla, si no antagónica, por lo menos divergentemente respecto al eje de avance del conjunto; y no poder otorgar representatividad efectiva a los grupos independientes que expresan realidades zonales es obrar en forma retrasante con respecto a los objetivos fijados por la conducción estratégica.
52.— Con respecto a los encuadramientos de juventud: Pueden afirmarse los siguientes criterios por vía directa (organización):
a) Establecer el límite de 30 (treinta) años de edad para participar en la militancia juvenil.
b) Disolver los nucleamientos, encuadramientos y organizaciones preexistentes, y eliminar toda sigla que no sea JP más el agregado de la respectiva zona, distrito o lugar.
c) Realizar la organización territorial, federal y representativa de la Juventud Peronista en todo el ámbito del país.
d) Efectuar de abajo para arriba, y en el curso del mes de junio de 1972, la elección de las autoridades que representarán a la JP en el seno del Consejo Superior del MNJ.
e) Considerar finalizadas, en ese preciso momento, las tareas de transición que en el plano doctrinario y organizativo realizan los actuales representantes de la juventud en el Comando Táctico.
53.— Con respecto a la masa de la juventud: Pueden considerarse los siguientes criterios por vía indirecta (adoctrinamiento):
a) Realizar en el campo táctico una acción seria de actualización doctrinaria y tecnológica.
b) Emprender una campaña masiva y sistemática de información y formación política por la vía de los centros de adoctrinamiento, las escuelas de conducción y los equipos móviles de prédica, comunicación y enlace políticos.
54.— Con respecto a las generaciones políticas: Pueden distinguirse claramente las siguientes propuestas de trabajo (lugar político):
a) Generación de 1945: La acción con centro en el Partido Justicialista (Unidades básicas de PJ).
b) Generación de 1955: La acción con centro en el Frente Cívico de Liberación Nacional (mesas de trabajo del FCLN).
c) Generación de 1966: La acción con centro en la organización única de la Juventud Peronista (consejos de la JP).
55.— Precisamente, la perspectiva de la maniobra estratégico-política de nuestro conductor (FCLN) permite que, mientras la generación de 1966 realiza el transvasamiento Generacional Peronista en el seno de nuestro movimiento, la generación de 1955 lo extienda al marco trascendente de toda la Juventud Argentina, en la disyuntiva, no por costosa menos probable, de una guerra popular revolucionaria.
56.— Por último, y al terminar un trabajo doctrinario limitado al campo de la política de superficie, este organismo peronista quiere rendir su homenaje militante a los compañeros de la juventud que dan testimonio de la lucha del pueblo al precio de su libertad y expresar su admiración por el coraje de aquellos otros argentinos que lo hacen al precio de sus vidas.
Comando Tecnológico Peronista
C.T.P.

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Regímenes de gobierno según Aristóteles

LOS REGÍMENES DE GOBIERNO, SEGÚN ARISTÓTELES    “Después de haber precisado estas cuestiones se puede examinar a continuación cuántas en número y cuáles son las constituciones políticas; y, en primer lugar, las correctas, puesto que entonces resultarán claras sus desviaciones, después de haberlas definido. Ya que régimen político y gobierno significan lo mismo y el órgano de gobierno es lo decisivo y soberano en las ciudades, forzosamente será soberano o una persona o unos pocos o la mayoría. Cuando el uno o la minoría o la mayoría gobiernan atendiendo al interés general, esos regímenes serán forzosamente correctos, mientras que serán desviaciones los que atienden al interés particular del individuo o de la minoría o de la mayoría. Porque o no hay que reconocer como ciudadanos a los miembros de la comunidad o deben participar de sus beneficios.    De los gobiernos unipersonales solemos llamar monarquía al que atiende al interés general; al gobierno de pocos, pero más de uno, aristocr…

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de
Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo,
mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de
toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos
meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Facultades extraordinarias para Rosas

Facultades extraordinarias para el gobernador. DOS LEYES DEL 6 DE DICIEMBRE DE 1829      Art. 1 . Se procederá con arreglo a la ley al nombramiento de Gobernador y Capitán General de la provincia.      Art. 2. Serán deberes muy especiales del que resulte nombrado, arreglar conforme a las exigencias de las actuales circunstancias la administración interior de la provincia en todos sus ramos, conservando íntegra su libertad e independencia; proveer del modo más eficaz a sus necesidades; prevenir los ataques que intenten contra ella los anarquistas y afianzar el orden y la tranquilidad pública.      Art. 3. Para los objetos expresados en el artículo anterior se le reviste de las facultades extraordinarias que juzgue necesarias hasta la reunión de la próxima Legislatura, a la que dará cuenta del uso que haya hecho de esta especial autorización…      Art. 1. Queda nombrado el Señor Comandante de Campaña, coronel Don Juan Manuel de Rosas, Gobernador y Capitán General de la provincia, confor…

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…

Ley 21276 Universidades nacionales. Leyes y decretos de la dictadura.

Universidades nacionales – normas de funcionamiento – derogación parcial de la Ley orgánica 20654
Art. 6º- Establecense como únicos requisitos, para el desempeño de la docencia universitaria, la idoneidad docente y científica, la integridad moral y la observancia de las leyes fundamentales de la nación.
Art. 7º- Queda prohibido, en el recinto universitario, toda actividad que asuma formas de adoctrinamiento, propaganda, proselitismo o agitación de carácter político o gremial, docente, estudiantil y no docente.