Ir al contenido principal

Crónica de Jean de Venette. Año 1358

Este segundo extracto de la crónica de Jean de Venette correspondiente al año 1358, describe los sucesos de la jacquerie, revuelta campesina que hizo temblar a la nobleza de toda Francia. Es, sin duda, un antecedente directo de la Revolución Francesa y tiene puntos en común con el llamado gran miedo de 1789. Los campesinos rebeldes de la Jacquerie, fueron arrebatados por la suma de injusticias y desquitaron su ira con la nobleza. Sin embargo, como se sabe, no contemplaban ni conocían una alternativa. Su objetivo era matar a los nobles que habían abusado de su condición, no al feudalismo. En 1789 la violencia contra la nobleza tuvo muchos puntos en común con la Jacquerie, sin embargo el desenlace sería distinto porque un tercer actor conciente, la burguesía, intervendría para aniquilar al feudalismo. Allí reside la diferencia entre la rebeldía del siglo XIV y la revolución de 1789.



Mientras que estas ciudades y la ciudad de París eran tan maltratadas y poco defendidas, ocurrió cerca de París, alfo que nunca se había oído antes. En el verano de ese mismo año, 1358, los campesinos que vivían cerca de Saint-Lau-D´Essérant y Clermont en la diócesis de Beauvais, al ver los males y la opresión que se les infligía por todas partes y al ver que los nobles no les ofrecían protección alguna sino que por el contrario los oprimían tanto como a sus enemigos, se levantaron y tomaron las armas contra los nobles de Francia. Se reunieron en gran número y nombraron jefe a Guillaume Cale, un astuto campesino de la ciudad de Mello. Luego, avanzando con sus armas y pendones saquearon la campaña. Mataron, degollaron y asesinaron sin piedad a todos los nobles que pudieron encontrar, aún a sus propios señores. No sólo eso: derribaron las casas y fortalezas de los nobles y lo que es más lamentable aún, tomaron a las nobles damas y a sus pequeños hijos a los que dieron una muerte atroz. Así, destruyeron el castillo de Ermenonville, que era el más fuerte de Francia, y mataron a muchos hombres y mujeres nobles que se habían escondido allí. La fuerza de esta desdichada revuelta aumentó hasta tal punto que llegó a París. Los nobles no se atrevían a salir de sus fortalezas porque, de ser vistos por los campesinos o de haber caído en sus manos, hubiesen sido muertos o se hubiesen escapado sólo después de una ardua pelea. El número de campesinos ansiosos de aniquilar a los nobles y a sus mujeres e hijos y de destruir mansiones aumentó hasta llegar a cinco mil. Por eso los nobles se mantenían recluidos y no salían como antes. Pero este problema monstruoso no duró mucho. Porque, como los campesinos habían comenzado esto por su propia cuenta, y no por Dios o la debida autoridad de un señor, todos sus deseos fracasaron de improviso. Aquellos que habían comenzado, como creían, por un deseo de justicia, ya que sus señores no los defendía sino que los oprimían, comenzaron a cometer actos viles y execrables. Se dice que vejaron a nobles damas haciéndolas victimas de su vil concupiscencia, asesinaron a sus inocentes hijos, como ya he dicho, y se llevaron todo lo que podían encontrar, con lo que se vistieron ellos mismos y sus esposas lujosamente. Lo que se había hecho con tanta malignidad no podía durar mucho, ni tampoco era apropiado que así fuera. Al darse cuenta de esto, los nobles comenzaron a unirse poco a poco contra los campesinos con la precaución propia de los hombres de armas. Así, el rey de Navarra llamó a algunos de los jefes de los campesinos que estaban desprevenidos y los mató. Después que éstos fueron muertos, el rey y sus hombres con el conde de Sant-Pol, se arrojaron sobre muchos campesinos que no estaban prontos para defenderse, cerca de Mountdidier, y los asesinaron con sus espadas. De este modo toda su necia revuelta e injusta preoponderancia se desvanecieron y terminaron. Y esta insensata actitud recibió su castigo, porque los caballeros y los nobles recuperaron su poder y, deseosos de venganza, unieron sus fuerzas. Destruyeron muchas aldeas de la campaña y a la mayoría las incendiaron y asesinaron miserablemente a todos sus campesinos; no solo a aquellos que creían les habían hecho daño, sino a todos los que encontraban, aunque estuviesen en sus casas o cultivando sus viñas y campos. Verberie, La Croix-Saint-Ouen, cerca de Campiègne, Ressons y muchas otras aldeas de campaña que no he visto y que no anoto aquí, lamentaron su destrucción por el fuego. 

1358

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

Posición del rey ante los Estados Generales

Artículo 1: “El rey quiere que la antigua distinción en tres órdenes del Estado se conserve íntegramente, como algo especialmente ligado a la constitución de su reino.”    Artículo 12: “Todas las propiedades, sin excepción, serán permanentemente respetadas y Su Majestad comprende expresamente bajo el nombre de propiedades, diezmos, censos, rentas, derechos y deberes feudales y señoriales, y en general todos los derechos y prerrogativas útiles u honoríficas ligadas a las tierras o a los feudos o bien pertenecientes a las personas.”
Declaración de intenciones del rey, sesión de Estados Generales, 23-6-1789.

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…