Ir al contenido principal

Bandera Proletaria. Nº 19: El Concepto de la Política: somos políticos, pero antiparlamentarios y antiestatales.

Para efectuar una política eminantemente de clase, no necesitan los trabajadores constituirse en partidos electoales, ni utilizar el parlamento por intermedio de los partidos políticos creados a ese objeto. La acción directa practicada en los sindicatos tiene proyecciones políticas más efectivas y más beneficiosas para los trabajadores que la lucha bullanguera que comienza en las urnas y termina en la esterilidad del parlamento. El parlamento, superestreuctura de la sociedad capitalista carece de cualidades creadoras; de ahí que en su orden sea tan infecundo como las mulas. El sindicato es otra cosas: reúne en sí, por su mismo carácter de entidad económica y productora, que es lo más esencial, las condiciones requeridas para moldear las relaciones de convivencia social a su deseo y conveniencia, y en tal sentido trabaja más y con mayor eficacia por la instauración de un determinado orden de cosas, que todos esos parlamentos que la burguesía democrática mantienen en todos los países. El sindicato puede ser político, y lo es, en la más noble acepción de la palabra, pero los partidos creaods para hacer política en losparlamentos apenas alcanzan a ser politiqueros.
Un sinnúmero de hechos históricos, si la especulación no bastase, concurren a corroborar esta tesis, que es ya una bien arraigada convicción en todos los trabajadores realmente revolucionarios. Recordemos algunos de ellos.
El nombramiento de un gobierno, lo mismo que su destitución, implica la realización de un hecho político, por referirse al modo de gobernar las relaciones entre los hombres o las clases. Ese hecho político lo efectuaron los trabajadores alemanes, y no en su índole de afiliados a tal o cual partido, sino en su condición de obreros adheridos a sus respectivos sindicatos.  El reaccionario Kapp no fue desplazado de la jefatura dek gobierno alemán por ningún partido cuya función específica responde al propósito de crear y disolver gobiernos, y eso que en Alemani existían a la sazón partidos fuertes, entre ellos uno "revolucionario" que por su importancia numérica, disciplina y espíritu de combate, era considerado por sus similares de todos los países como el mejor modelo. a Kapp, lo desplazaron los trabajadores por su medio de la acción extraparlamentaria: por la huelga, arma que solo los trabajadores pueden esgrimir y que en el caso que nos ocupa demostró ser de una eficacia superior a cualquier postura parlamentaria. De ese modo kis trabajadores lograron, y sin necesidad del baladí recurso parlamentario, eliminar un gobierno que de otra forma, sin la acción de los sindicatos, terminaría por dominar el país, a despecho de los partidos más revolucionarios.
Si pasamos a Italia tenemos otro ejemplo de la eficiencia política de los sindicatos. La gran cantidad de diputados de "clase" que había en el parlamento, no consiguieron con su acción lo que los obreros de la industria metalúrgica obtuvieron mediante la ocupación de las fábricas. El contralor sindical reconocido luego por el gobierno no fue sino la consecuencia de la acción extraparlamentaria efectuada por los trabajadores metalúrgicos. Hasta ese entonces la acción parlamentaria desarrollada por un fuerte núcleo de diputados, no había reportado ninguna utilidad.
¿Qué los trabajadores en tal ocasión no destruyeron el gobierno apoderándose del Estado? Es verdad; pero si eso no ocurrió no se debe a la impotencia de los trabajadores sino a la inutilidad de tal acción. ¿Para qué les servía un supuesto poder que se iba desmoronando a medida que la acción revolucionaria restaba importancia a la dominación económica del capitalismo? Si el poder político es una creación de la economía burguesa, desaparecida esta por su traspaso a los trabajadores, el gobierno pierde todo su poder de coerción. Esta es una verdad que los trabajadores italianos pusieron en evidencia con los hechos que nos ocupan. La neutralidad del gobierno en el momento de la ocupación no era calculada sino impuesta por las circunstancias. La fuerza revolucionaria que se desarrollaba en el plano económico era superior a la ficción del poder político, hecho que determinaba la debilidad del gobierno para todo intento de represión, y que más tarde pudo efectuarla debido al restablecimiento del dominio capitalista, por el abandono que los trabajadores hicieron de las fábricas.
Podríamos recurrir  a otros muchos ejemplos para dejar constancia del carácter fundamentalmente político de los sindicatos obreros, en contraposición a la politiquería de los partidos cuya ineficacia no admite discusión.
Precisamente porque los sindicatos realizan con su propia acción una política de transformación social, y aún de reformas del régimen capitalista, no necesitan sus componentes recurrir a la inocuidad parlamentaria en ninguna de las circunstancias de su vida de luchadores. Es también en este aspecto que los sindicatos revelan una capacidadque no puede sustituir ventajosamente ningún partido, ni aquellos que por negársela prometen ser los indispensables salvadoresm ofreciendo al efecto un procedimiento que es un insulto para la clase trabajadora: la dictadura.

Bandera Proletaria, Año I, Nº19, 22 de Septiembre de 1922. Pág 1

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Fuentes y documentos de Historia Argentina. Desde el 24 de Marzo de 1976 hasta el regreso de la democracia.

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916