Ir al contenido principal

Bandera Proletaria. Nº 19: El Concepto de la Política: somos políticos, pero antiparlamentarios y antiestatales.

Para efectuar una política eminantemente de clase, no necesitan los trabajadores constituirse en partidos electoales, ni utilizar el parlamento por intermedio de los partidos políticos creados a ese objeto. La acción directa practicada en los sindicatos tiene proyecciones políticas más efectivas y más beneficiosas para los trabajadores que la lucha bullanguera que comienza en las urnas y termina en la esterilidad del parlamento. El parlamento, superestreuctura de la sociedad capitalista carece de cualidades creadoras; de ahí que en su orden sea tan infecundo como las mulas. El sindicato es otra cosas: reúne en sí, por su mismo carácter de entidad económica y productora, que es lo más esencial, las condiciones requeridas para moldear las relaciones de convivencia social a su deseo y conveniencia, y en tal sentido trabaja más y con mayor eficacia por la instauración de un determinado orden de cosas, que todos esos parlamentos que la burguesía democrática mantienen en todos los países. El sindicato puede ser político, y lo es, en la más noble acepción de la palabra, pero los partidos creaods para hacer política en losparlamentos apenas alcanzan a ser politiqueros.
Un sinnúmero de hechos históricos, si la especulación no bastase, concurren a corroborar esta tesis, que es ya una bien arraigada convicción en todos los trabajadores realmente revolucionarios. Recordemos algunos de ellos.
El nombramiento de un gobierno, lo mismo que su destitución, implica la realización de un hecho político, por referirse al modo de gobernar las relaciones entre los hombres o las clases. Ese hecho político lo efectuaron los trabajadores alemanes, y no en su índole de afiliados a tal o cual partido, sino en su condición de obreros adheridos a sus respectivos sindicatos.  El reaccionario Kapp no fue desplazado de la jefatura dek gobierno alemán por ningún partido cuya función específica responde al propósito de crear y disolver gobiernos, y eso que en Alemani existían a la sazón partidos fuertes, entre ellos uno "revolucionario" que por su importancia numérica, disciplina y espíritu de combate, era considerado por sus similares de todos los países como el mejor modelo. a Kapp, lo desplazaron los trabajadores por su medio de la acción extraparlamentaria: por la huelga, arma que solo los trabajadores pueden esgrimir y que en el caso que nos ocupa demostró ser de una eficacia superior a cualquier postura parlamentaria. De ese modo kis trabajadores lograron, y sin necesidad del baladí recurso parlamentario, eliminar un gobierno que de otra forma, sin la acción de los sindicatos, terminaría por dominar el país, a despecho de los partidos más revolucionarios.
Si pasamos a Italia tenemos otro ejemplo de la eficiencia política de los sindicatos. La gran cantidad de diputados de "clase" que había en el parlamento, no consiguieron con su acción lo que los obreros de la industria metalúrgica obtuvieron mediante la ocupación de las fábricas. El contralor sindical reconocido luego por el gobierno no fue sino la consecuencia de la acción extraparlamentaria efectuada por los trabajadores metalúrgicos. Hasta ese entonces la acción parlamentaria desarrollada por un fuerte núcleo de diputados, no había reportado ninguna utilidad.
¿Qué los trabajadores en tal ocasión no destruyeron el gobierno apoderándose del Estado? Es verdad; pero si eso no ocurrió no se debe a la impotencia de los trabajadores sino a la inutilidad de tal acción. ¿Para qué les servía un supuesto poder que se iba desmoronando a medida que la acción revolucionaria restaba importancia a la dominación económica del capitalismo? Si el poder político es una creación de la economía burguesa, desaparecida esta por su traspaso a los trabajadores, el gobierno pierde todo su poder de coerción. Esta es una verdad que los trabajadores italianos pusieron en evidencia con los hechos que nos ocupan. La neutralidad del gobierno en el momento de la ocupación no era calculada sino impuesta por las circunstancias. La fuerza revolucionaria que se desarrollaba en el plano económico era superior a la ficción del poder político, hecho que determinaba la debilidad del gobierno para todo intento de represión, y que más tarde pudo efectuarla debido al restablecimiento del dominio capitalista, por el abandono que los trabajadores hicieron de las fábricas.
Podríamos recurrir  a otros muchos ejemplos para dejar constancia del carácter fundamentalmente político de los sindicatos obreros, en contraposición a la politiquería de los partidos cuya ineficacia no admite discusión.
Precisamente porque los sindicatos realizan con su propia acción una política de transformación social, y aún de reformas del régimen capitalista, no necesitan sus componentes recurrir a la inocuidad parlamentaria en ninguna de las circunstancias de su vida de luchadores. Es también en este aspecto que los sindicatos revelan una capacidadque no puede sustituir ventajosamente ningún partido, ni aquellos que por negársela prometen ser los indispensables salvadoresm ofreciendo al efecto un procedimiento que es un insulto para la clase trabajadora: la dictadura.

Bandera Proletaria, Año I, Nº19, 22 de Septiembre de 1922. Pág 1

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Regímenes de gobierno según Aristóteles

LOS REGÍMENES DE GOBIERNO, SEGÚN ARISTÓTELES    “Después de haber precisado estas cuestiones se puede examinar a continuación cuántas en número y cuáles son las constituciones políticas; y, en primer lugar, las correctas, puesto que entonces resultarán claras sus desviaciones, después de haberlas definido. Ya que régimen político y gobierno significan lo mismo y el órgano de gobierno es lo decisivo y soberano en las ciudades, forzosamente será soberano o una persona o unos pocos o la mayoría. Cuando el uno o la minoría o la mayoría gobiernan atendiendo al interés general, esos regímenes serán forzosamente correctos, mientras que serán desviaciones los que atienden al interés particular del individuo o de la minoría o de la mayoría. Porque o no hay que reconocer como ciudadanos a los miembros de la comunidad o deben participar de sus beneficios.    De los gobiernos unipersonales solemos llamar monarquía al que atiende al interés general; al gobierno de pocos, pero más de uno, aristocr…

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta el tratado del Pilar de 1820

Documentos de la Semana de Mayo de 1810

Compartimos algunos de los documentos más representativos de la llamada Semana de Mayo.

Discurso de Juan José Castelli. 22 de Mayo de 1810 1. Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la soberanía han revertido al pueblo de Buenos Aires, que puede ejercerlos libremente en la instalación de un nuevo gobierno, principalment…