Ir al contenido principal

Carta de Roxas y Patrón a Rosas. 31 de Julio de 1852

José María Roxas y Patrón a Juan Manuel de Rosas

J.M. de Rosas (1793-1877)

Señor General Dn. Juan Manuel de Rosas
Mi querido y respetado amigo.
La carta de V.E fecha del 6 de Junio, si bien me ha hecho sentir el mayor placer pr. haber savido de la salud de V.E y de la Señorita Da. Manuelita, me ha causado gran pesar pr. los indicios ciertos de las penurias á qe. se ven librados.
Luego me asaltó una idea que. después diré: pº entretanto, fuí á ver al Señor Terrero pa. hacerle la entrega de los libros qe. V.E me prestó, mientras hacía venir la misma obra definitivamente destinada pa. mí; agregando pr. mi parte las otras obras qe. V.E me regaló, y colocadas en un hermoso estante qe. compré al efecto, con el fin de qe. vendido todo, fuese remitido el producto.
Se excusó el Señor Terrero de recibirlas, en virtud del Decreto qe. pr. desgracia existe, apesar de haberle indicado qe. la primera obra la creía mía, /c.2/ mucho más después de concederme  V.E el dominio util durante mi vida, si esto me convenía.
Tenía razón, pero mi partido estaba tomando desde el principio, de escrivir al Señor General Urquiza la carta, cuya copia tengo el honor de incluir. El Señor Terrero era de parecer qe. le viese; pº en aquella razón se agitaba la construcción de un nuevo Gobierno, y no quise atraer sobre mi las conjeturas ni las miradas de los zelosos cortejántes del poder.
Aun no he tenido respuesta: pº habiendo el Señor Urquiza reasumido el Gobierno de la Provincia, me parece qe. se encuentra comprometido á realizar las ideas generales qe. ha manifestado, y por mi parte no dejaré de recordárselo, si pr. una feliz casualidad encuentro la difícil oportunidad de hacer la indicación. Y en caso de qe. me haga entender de qe. mis ruegos han pesado  algo en su animo, estoy resuelto á corresponderle con la ingenuidad qe. acostumbro, apesar de la repugnancia creciente qe. tengo á la vida publica.
Siento en el alma no poder hacer mas. Si la cuestión de los bienes de V.E no se resuelve, los libros serán vendidos. Y si mas adelante los trabajos qe. han /c.3/ emprendido mis hijos en la Estancia, contrayendo empeños, fuesen productivos,  ¡Dios no permita qe. llegue el caso de ofrecerlos con mi corazón!
No ha mayor consuelo en la adversidad, qe. encontrar un amigo como el qe. yo encontré en V.E.; y siento no ser mas, no valer mas, pa. hacer efectivos los votos de mi alma

Buenos Aires. 31 de Julio de 1852

Tomado de:
Cartas ineditas de Rosas y Roxas y Patrón. Platero. Buenos Aires. 1980

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

1928. Colegio Don Bosco Ramos Mejía. Vista Aerea

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

MENSAJE DEL GOBERNADOR Manuel Dorrego AL ABRIR LAS SESIONES DE LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES EN JUNIO 13 DE 1828

SEÑORES REPRESENTANTES: El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, ve con la mayor satisfacción reunida su séptima Legislatura, porque en este momento se encuentran realizadas las esperanzas concebidas en los primeros días de la revolución. Así es, que viene lleno de confianza a saludar a sus honorables Representantes, y darles cuenta fiel de los negocios confiados a su dirección. Sin embargo, no le es posible hacerlo con todos aquellos detalles que antes acostumbraba, porque la guerra ha paralizado una porción de medios de mejora interior, y así sólo hablará de los asuntos principales, en cuanto lo permite la actual posición del país.