Ir al contenido principal

Atentado realizado por Wilckens contra el Teniente Coronel Varela. Bandera Proletaria. Nº 100. 10 de Febrero de 1923, pág. 1

Elementos para un Juicio.
Con motivo del atentado realizado por Wilckens contra el Tte. Cnnel. Varela

Fervientes partidarios nosotros de la organización de los trabajadores, no pretendemos que los males sociales puedan ser solucionados por la acción individual. En nuestro pensamiento no son determinados hombres los que deban obrar por cuenta propia para solucionar los males que caracterizan a nuestra sociedad capitalista. Entiéndase que decimos preferis al acto individual el acto colectivo. En efecto, en nuestro entender el crimen sin nombre perpetrado por el gobierno argentino en el territorio de Santa Cruz, debía haber sido contestado por los trabajdores todos de la república con insurgentes movimientos nacinoales.
Kurt Wilckens (1886-1923)
Es el puebl, en armas si se quiere, el que debiera haber respondido elocuentemente a los asesinos que, so pretexto de defender una orden superior, se dieron desenfrenadamente al crimen y al asalto de domicilios y vidas. Es la acción colectiva la que debíase haber empeñado en reparar el ultraje sangriento. Pero no bastó que la clase trabajadora se sintiera sangrar, no fue bastante que la familia proletaria sintiera en sus propias carnes la acción contumaz del machete y fusil nacionales para que despertara a la conciencia de la ofensa inferida por los mandatarios. Y pasible, inconsciente quizás de la magnitud del crimen, cobarde sin duda, la gran masa proletaria no levantó sus corazones, no puso en alto sus puños contra los responsables, sino que calló, calló vergonzosamente viendo a miembros suyos caer víctimas de las más tremendas sañas militaristas. Sin embargo, nuevo crimen significará el dejar impune aquel nuevo crimen, y ante el silencio colectivo justicia era que se cumpliera lo que fue cumplido. Lo que debiendo hacerlo no lo hizo la clase trabajdora en general, lo hizo un hombre que tendrá que ser mártir al mismo tiempo que héroe: ¡Vengar a los asesinos del Sur!
Decimos que tendrá que ser mártir y lo será pagando él el delito de la cobardía de un pueblo.
Kurt Wilkens está hoy ante los tribunales. La represalia de los jueces se hará tanto creul cuanto más se prolongue la cobardía de los trabajadores. No olvidemos que hay dos fallos: el de los jueces profesionales y el del pueblo, fallo supremo. A aquellos que les importa la muerte de su coronel, a este debe importarle las vidas que a mansalva fueron arrancadas a la familia obrera.
A nosostros, a los trabajdores todos, hoy que el vengador de los masacrados en el Chubut se encuentra entre los esbirros, nos importan aquellos crímenes horrendos. Wilkens es el mensajero de los caídos y va a pedir cuentas - haciéndose oir- de aquellas atrocidades a  los que no quisieron escuchar cuando en vanal clamor el periodismo todo, vagamente, platónicamente, pedía cuenta.
¡No!, no podía quedar impune ese gran crimen cometido al amparo del estandarte nacional. ¿Qué sería de nosotros, del pueblo todosi no surgieran del anónimo para hacerse inmortales esos hombres únicos, singulares, que saben reparar la defección colectiva?
La acción de Wilckens va más allá del hecho de haber quitado del medio a un asesino. Viene a rememorar, hacerlo recordar a los mandatarios, el por qué de estos crímenes que nosotros extractamos de un relato veinte veces publicado en distintos periódicos. Helo aquí:
"A Agustín Donoso -dice el relato- le metieron el caño de un fusil por un ojo y le salió por la nuca. Otro de ellos, llamado Bandera, tiene el cráneo machacado a culatazos y los sesos completamente deshechos y distantes unos dos metros: tiene también el cuerpo acribillado a balazos. Otro cuyo nombre ignoramos, presenta un estado difícil de identificiar, pues además de estar perforado a balazos, tiene el rostro y el cráneo destrozados a golpes de culata y parece que fue arrastrado largo trecho a juzgar por el desgarramiento del cuerpo y de las ropas. Ahí están esos tres camaradas en línea al lado del camino, sin sepultura hace más de treinta días, putrefactos. Los buitres se entretienen en devorar sus cadáveres y causo horror indescriptible contemplar esos cuerpos humanos convertidos en piltrafas nauseabundas.
"Apenas fueron desarmados y puestos en fila -añade el infome- fueorn separados aquellos que señalaban los estancieros, los cuales alcanzaron a 95. El capitán Ibarra, señalando el montón, les dijo a sus soldados: - Diviertanse con ese grupo, muchachos. Los soldados, entonces, se lanzaron como bestias hambrientas contra el grupo y, a culatazos se hizo avanzar a los 95 detrás del cerro Ventura. Después se sintió una descarga cerrada, después gritos, gemidos, imprecaciones, después un clamoreo infernal..."
"Una voz del grupo gritaba: ´Asesinos, no nos maten  por la espalda. Eso no lo ha hecho nunca los soldados argentinos!´ "
"Cuando cesó el tiroteo, los restantes puedieron ver que en un pozo de seis metros de largo amontonados hasta un metro de altura estaban los 95, a quienes se les había despojado de todo objeto de valor mientras se les extraían y quemaban los documentos, de sus bolsillos ensangrentados.
"Poco después pasaron dos doldados llevando cad auno de ellos una lata de nafta. Pronto se dejó sentir un olor fuerte y penetrante a carne humana asada, y una gran humareda densa y negra se alzó detrás del cerro. ¡Los muchachos se divierten! Después de matar a 95 hombres por la espalda, y despojarlos de todo, les quemaban para no dejar rastro.
"Un pelotón de soldados se acercó a una casa donde se encontraban una mujer y cinco hijos; como no se les indicara dónde se encontraba su marido fue violentamente desnudada y ultimada a machetazos ante la presencia de sus cinco hijos".
Sí, Kurt Wilckens es el imperativo interrogante: ¿Por qué? ¿Por qué?
¡Hay que ser muy bueno para hacerse oir a la manera de Wilkens por los que sólo así se les vulnera la sordera!

BANDERA PROLETARIA, AÑO II, Nº 100, 10 de febrero de 1923, pág. 1 

Ver también:

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

¿Sabías que existe una única fotografía de José de San Martín? ¿La conocés?

Mucha gente en Sudamérica está familiarizada con los retratos del San Martín protagonista de batallas, liberaciones e independencias. Pero no todos conocen la imagen del héroe establecido ya en París y Bolougne Sur Mer, cuando sentado a la sombra de sus años decidió alejarse de la vida política y militar. Esa figura de San Martín ya anciano, con pelo blanco y bigote, no es una pintura ni un retrato sino una fotografía, la única que existe del libertador.
Leé el testamento de San Martín haciendo click aquí


La foto primitiva fue tomada bajo el procedimiento del Daguerrotipo, el primero de los métodos creados para desarrollar la fotografía. Las fotos debían realizarse en condiciones excepcionales de iluminación y el retratado debía permanecer quieto por varios minutos. Para 1848, año en que se tomó la fotografía de San Martín, el tiempo de exposición se había reducido a 40 segundos. Entonces San Martín tenía 70 años y fue convencido por su hija, Mercedes, para realizar el procedimiento. …

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Correspondencia

Mapa Perspectivis

Navegá el Mapa Histórico. Modificá los filtros y descubrí distintas épocas.