Ir al contenido principal

Atentado realizado por Wilckens contra el Teniente Coronel Varela. Bandera Proletaria. Nº 100. 10 de Febrero de 1923, pág. 1

Elementos para un Juicio.
Con motivo del atentado realizado por Wilckens contra el Tte. Cnnel. Varela

Fervientes partidarios nosotros de la organización de los trabajadores, no pretendemos que los males sociales puedan ser solucionados por la acción individual. En nuestro pensamiento no son determinados hombres los que deban obrar por cuenta propia para solucionar los males que caracterizan a nuestra sociedad capitalista. Entiéndase que decimos preferis al acto individual el acto colectivo. En efecto, en nuestro entender el crimen sin nombre perpetrado por el gobierno argentino en el territorio de Santa Cruz, debía haber sido contestado por los trabajdores todos de la república con insurgentes movimientos nacinoales.
Kurt Wilckens (1886-1923)
Es el puebl, en armas si se quiere, el que debiera haber respondido elocuentemente a los asesinos que, so pretexto de defender una orden superior, se dieron desenfrenadamente al crimen y al asalto de domicilios y vidas. Es la acción colectiva la que debíase haber empeñado en reparar el ultraje sangriento. Pero no bastó que la clase trabajadora se sintiera sangrar, no fue bastante que la familia proletaria sintiera en sus propias carnes la acción contumaz del machete y fusil nacionales para que despertara a la conciencia de la ofensa inferida por los mandatarios. Y pasible, inconsciente quizás de la magnitud del crimen, cobarde sin duda, la gran masa proletaria no levantó sus corazones, no puso en alto sus puños contra los responsables, sino que calló, calló vergonzosamente viendo a miembros suyos caer víctimas de las más tremendas sañas militaristas. Sin embargo, nuevo crimen significará el dejar impune aquel nuevo crimen, y ante el silencio colectivo justicia era que se cumpliera lo que fue cumplido. Lo que debiendo hacerlo no lo hizo la clase trabajdora en general, lo hizo un hombre que tendrá que ser mártir al mismo tiempo que héroe: ¡Vengar a los asesinos del Sur!
Decimos que tendrá que ser mártir y lo será pagando él el delito de la cobardía de un pueblo.
Kurt Wilkens está hoy ante los tribunales. La represalia de los jueces se hará tanto creul cuanto más se prolongue la cobardía de los trabajadores. No olvidemos que hay dos fallos: el de los jueces profesionales y el del pueblo, fallo supremo. A aquellos que les importa la muerte de su coronel, a este debe importarle las vidas que a mansalva fueron arrancadas a la familia obrera.
A nosostros, a los trabajdores todos, hoy que el vengador de los masacrados en el Chubut se encuentra entre los esbirros, nos importan aquellos crímenes horrendos. Wilkens es el mensajero de los caídos y va a pedir cuentas - haciéndose oir- de aquellas atrocidades a  los que no quisieron escuchar cuando en vanal clamor el periodismo todo, vagamente, platónicamente, pedía cuenta.
¡No!, no podía quedar impune ese gran crimen cometido al amparo del estandarte nacional. ¿Qué sería de nosotros, del pueblo todosi no surgieran del anónimo para hacerse inmortales esos hombres únicos, singulares, que saben reparar la defección colectiva?
La acción de Wilckens va más allá del hecho de haber quitado del medio a un asesino. Viene a rememorar, hacerlo recordar a los mandatarios, el por qué de estos crímenes que nosotros extractamos de un relato veinte veces publicado en distintos periódicos. Helo aquí:
"A Agustín Donoso -dice el relato- le metieron el caño de un fusil por un ojo y le salió por la nuca. Otro de ellos, llamado Bandera, tiene el cráneo machacado a culatazos y los sesos completamente deshechos y distantes unos dos metros: tiene también el cuerpo acribillado a balazos. Otro cuyo nombre ignoramos, presenta un estado difícil de identificiar, pues además de estar perforado a balazos, tiene el rostro y el cráneo destrozados a golpes de culata y parece que fue arrastrado largo trecho a juzgar por el desgarramiento del cuerpo y de las ropas. Ahí están esos tres camaradas en línea al lado del camino, sin sepultura hace más de treinta días, putrefactos. Los buitres se entretienen en devorar sus cadáveres y causo horror indescriptible contemplar esos cuerpos humanos convertidos en piltrafas nauseabundas.
"Apenas fueron desarmados y puestos en fila -añade el infome- fueorn separados aquellos que señalaban los estancieros, los cuales alcanzaron a 95. El capitán Ibarra, señalando el montón, les dijo a sus soldados: - Diviertanse con ese grupo, muchachos. Los soldados, entonces, se lanzaron como bestias hambrientas contra el grupo y, a culatazos se hizo avanzar a los 95 detrás del cerro Ventura. Después se sintió una descarga cerrada, después gritos, gemidos, imprecaciones, después un clamoreo infernal..."
"Una voz del grupo gritaba: ´Asesinos, no nos maten  por la espalda. Eso no lo ha hecho nunca los soldados argentinos!´ "
"Cuando cesó el tiroteo, los restantes puedieron ver que en un pozo de seis metros de largo amontonados hasta un metro de altura estaban los 95, a quienes se les había despojado de todo objeto de valor mientras se les extraían y quemaban los documentos, de sus bolsillos ensangrentados.
"Poco después pasaron dos doldados llevando cad auno de ellos una lata de nafta. Pronto se dejó sentir un olor fuerte y penetrante a carne humana asada, y una gran humareda densa y negra se alzó detrás del cerro. ¡Los muchachos se divierten! Después de matar a 95 hombres por la espalda, y despojarlos de todo, les quemaban para no dejar rastro.
"Un pelotón de soldados se acercó a una casa donde se encontraban una mujer y cinco hijos; como no se les indicara dónde se encontraba su marido fue violentamente desnudada y ultimada a machetazos ante la presencia de sus cinco hijos".
Sí, Kurt Wilckens es el imperativo interrogante: ¿Por qué? ¿Por qué?
¡Hay que ser muy bueno para hacerse oir a la manera de Wilkens por los que sólo así se les vulnera la sordera!

BANDERA PROLETARIA, AÑO II, Nº 100, 10 de febrero de 1923, pág. 1 

Ver también:

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Regímenes de gobierno según Aristóteles

LOS REGÍMENES DE GOBIERNO, SEGÚN ARISTÓTELES    “Después de haber precisado estas cuestiones se puede examinar a continuación cuántas en número y cuáles son las constituciones políticas; y, en primer lugar, las correctas, puesto que entonces resultarán claras sus desviaciones, después de haberlas definido. Ya que régimen político y gobierno significan lo mismo y el órgano de gobierno es lo decisivo y soberano en las ciudades, forzosamente será soberano o una persona o unos pocos o la mayoría. Cuando el uno o la minoría o la mayoría gobiernan atendiendo al interés general, esos regímenes serán forzosamente correctos, mientras que serán desviaciones los que atienden al interés particular del individuo o de la minoría o de la mayoría. Porque o no hay que reconocer como ciudadanos a los miembros de la comunidad o deben participar de sus beneficios.    De los gobiernos unipersonales solemos llamar monarquía al que atiende al interés general; al gobierno de pocos, pero más de uno, aristocr…

Ley 21275 Seguridad nacional – Suspensión del ejercicio del derecho a salir del país. -Leyes y decretos de la dictadura-

Ley 21275 Seguridad nacional – Suspensión del ejercicio del derecho a salir del país previsto en el artículo 23 de la Constitución Nacional.
Considerando: Que constituye una primordial responsabilidad de gobierno consolidar la paz interior y preservar los permanentes intereses de la República. Que el estado de sitio implica la suspensión de las garantías constitucionales con la vitalidad de proteger tan vitales objetivos de la Nación. Que la suspensión del ejercicio del derecho de opción para salir del país, que confiere el artículo 23 de la Constitución Nacional, se ha estatuido en salvaguarda de los intereses esenciales del Estado. Art. 1º- Quedan automáticamente sin efecto todas las solicitudes de opción para salir del país que se hayan presentado durante la vigencia de ese derecho, cualquiera sea la etapa en que se encuentre su tramitación.

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Ley fundamental del Congreso Constituyente de 1824

LEY FUNDAMENTAL DE 1825      El Congreso General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata ha acordado y decreta lo siguiente:      1º Las provincias… reunidas en congreso reproducen por medio de sus diputados… el pacto con que se ligaron desde el momento en que sacudiendo el yugo de la antigua dominación española se constituyeron en nación independiente y protestan de nuevo emplear todas sus fuerzas… para afianzar su independencia nacional…      2º El congreso… es y se declara constituyente.      3º Por ahora y hasta la promulgación de la constitución que ha de reorganizar el Estado, las provincias se regirán interinamente por sus propias instituciones.      4º Cuanto concierne a los objetos de la independencia, integridad, seguridad, defensa y prosperidad nacional es del resorte privativo del congreso general…      6º La constitución que sancionare el congreso será ofrecida oportunamente a la consideración de las provincias, y no será promulgada ni establecida en e…

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…