Ir al contenido principal

Condena a muerte de Luis XVI. Relato de su peluquero personal

El jueves 17 de enero (de 1793), a las 9 am, vino el señor de Malesherbes. Les salí al encuentro. “Todo está perdido”, me dijo; “El rey fue condenado”. El rey, que lo vio llegar, se levantó para recibirlo. El ministro se echó a sus pies; qued´unos instantes sin poder hablar, ahogado por los sollozos. El rey lo alzó y lo abrazó afectuosamente. El señor de Malesherbes le comunicó el decreto que lo condenaba a muerte. El rey no hizo ningún movimiento que denunciara sorpresa o emoción; parecía afectado únicamente por el olor del respetable anciano, a quien trató de consolar. (…)
Luis XVI con cabeza
Su majestad permaneció en su cuarto hasta la hora de comer, leyendo o paseando. Por la tarde lo vi dirigirse hacia el escritorio y lo seguí, con el pretexto de que pudiera necesitarme. “¿Conoce los detalles de mi proceso?”, me dijo el rey. “Señor”, respondí, “habrá alguna postergación. El señor de Malesherbes no cree que se la nieguen”. “No tengo ninguna esperanza”, contestó el rey, “pero me aflige mucho que el señor de Orleans, mi pariente, haya votado mi muerte. Lea esta lista”. Me dio la lista de la votación nominal que tenía en la mano. “El público murmura mucho”, le dije. “Dumouriez (general que pretendía restablecer al rey) está en París; se dice que trajo el voto del ejército, contrario al proceso que le hicieron a vuestra majestad. El pueblo se rebela contra la infame conducta del señor Orleans. Corre también el rumo de que los ministros de las potencias extranjeras se reunirán para ir a la asamblea. Y se asegura que los convencionales temen un levantamiento popular”. “Me disgustaría mucho que se produjera”, dijo el rey; “Habría nuevas víctimas. No temo la muerte, pero no puedo pensar sin estremecerme en la terrible suerte en que dejaré a mi familia, a la reina, a mis desgraciados hijos. Y a los fieles servidores que no me abandonaron, a esos ancianos que solo contaban para vivir con las módicas pensiones que yo les daba, ¿quién los ayudará?”. Cayó en sus manos un viejo ejemplar del Mercure de France (un periódico); vio un logogrifo (acertijo) y me dijo que lo adivinara. Busque inútilmente la palabra. “¿No la encuentra? Sin embargo es la que se me puede aplicar en estos momentos. La palabra es sacrificio””. El rey me mandó a buscar a la biblioteca el tomo de la historia de Inglaterra que contenía la muerte de Carlos I; lo estuvo leyendo durante los días siguientes. (…)
París estaba en armas desde las 5 am. Se oía tocar generala. En la torre resonaba el ruido de armas, el movimiento de los caballos, el transporte de los cañones, que se instalaban y trasladaban continuamente.
A las 9 am aumentó el ruido. Se abrieron estruendosamente las puertas y entró Santerre (acusador público del tribunal criminal) acompañado por siete u ocho municipales y seguido por diez gendarmes, a los que alineó en dos filas. El rey salió de su escritorio. “¿Viene a buscarme?”, preguntó a Santerre. “Sí”. “Le pido un minuto”, dijo, y volvió a entrar al escritorio. Su majestad salió inmediatamente seguido por el confesor. El rey tenía en la mano su testamento y dirigiéndose a un municipal llamado “ Jacques Roux”, sacerdote renegado, que se encontraba, le dijo: “Le ruego que entregue este papel a la reina, mi esposa”. “No me corresponde”, respondió el cura, negándose a tomar el papel; “Yo vine a conducirlo al cadalso”. Su majestad se dirigió entonces a Gobeau, otro municipal “dele este papel a mi esposa, se lo ruego. Puede leerlo; contiene disposiciones que deseó que conozca la comuna” Yo estaba detrás del rey, cerca de la chimenea. Se volvió hacia mí, y le ofrecí la levita. “No la necesito”, dijo. “Deme unicamente el sombrero”. Se lo dí. Su mano se encontró con la mia, a la que oprimió por última vez. (…) luego, mirando a Santerre, agregó: “Vayamos”.


Cléry, “Diario de lo sucedido en la Torre del Temple durante la cautividad de Luis XVI”, en Pernoud, & Flaissier, La Revolución Francesa, Buenos Aires, Compañía General Fabril Editora, 1964,  

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta el tratado del Pilar de 1820

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la década infame, 1930, al golpe de Estado de 1955