Ir al contenido principal

Editorial. Cristianismo y Revolución Nº 2. García Elorrio. Octubre-Noviembre 1966

Editorial (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)
INVITACIÓN AL RIESGO
Juan García Elorrio
Desde hace 120 días los argentinos vivimos la experiencia del punto muerto de un régimen que venía agonizando lentamente y que ahora junta todas sus fuerzas para no morir, para no dar paso a la nueva vida, para destruir y arrasar antes de desaparecer. Con el “reglamento militar” como Constitución y con los apuntes del “cursillo” como Biblia, el responsable del golpe del 28 de junio ha llegado al final del plazo y la tregua que los sectores de buena voluntad y mala memoria se habían fijado para no defraudar esta “esperanza nacional” o “expectativa popular”. Los más avisados propagandistas de la R.A. ya se preguntan si esta es la Revolución que habían anunciado con trompetas de júbilo y se responden en un sofisticado monólogo con toda clase de convencimientos falsos y auto-justificaciones lamentables.
Habrá que esperar el “examen de conciencia” de estos 120 días para poder reflexionar exhaustivamente sobre lo que estamos viviendo y determinar, a partir del día 121, una estrategia realista y revolucionaria que ubique nuestra lucha en los campos en que debamos jugarla y con las armas que sean necesarias. Lo que sí tenemos que señalar es que, en definitiva, la improvisación más burda, la total carencia de contenidos revolucionarios y una generalizada frustración son los signos que revelan al gobierno y concitan, día a día, la crítica y la oposición en la que venimos a coincidir todos los que deseamos ardientemente una revolución que no llegó.
A falta de definiciones políticas coherentes, lo más significativo de la línea del gobierno fue dado en los hechos con motivo del 16 de setiembre y del 17 de octubre. En setiembre se festejó pública y oficialmente —en especial por las tres armas— la “libertadora”, y hubo toda clase de deferencias y garantías por parte de las autoridades para la celebración “gorila”. En octubre, en cambio, se negó el permiso para la fiesta popular, se intimidó reiteradamente al peronismo y finalmente, se reprimió con violencia, detenidos, y enorme aparato policial a los militantes dispuestos a ejercer derechos tan elementales como la libertad de reunión y de expresión. Como si esta actitud fallida del equipo militar pudiera dejar alguna duda acerca de su intención, el Ministro Martínez Paz reafirmó al país que el tratamiento del gobierno al Movimiento Peronista con motivo del 17 revelaba la posición de la R.A. que, de acuerdo a los hechos, entiende el “encuentro nacional” como un “orden” impuesto por los poderosos para que los humildes no protesten, no festejen, no existan, no perturben la “bendita paz” que disfrutamos gracias a las bayonetas y los hisopos.
Felizmente, ya aclaró para los que desensillaron el 28 de junio esperando el amanecer de la R.A. o confiando que los militares del golpe tenían en el bolsillo una nueva versión del 43, un nuevo Caudillo, una nueva etapa de liberación nacional. Ahora entramos en el terreno peligroso de la realidad y la verdad: nadie puede servir a “dos Señores”; o estar complicado —en medio de infinitas distinciones— con la aventura política del T. G. O gañía o estar comprometido —sin miedo ni medida— en el riesgo de compartir hasta sus últimas consecuencias la suerte del pueblo.
A este riesgo, signo de vocación cristiana y de militancia revolucionaria, pretende invitarnos la entrega de nuestra revista que será, sin duda, causa de polémicas y contradicciones, porque lejos de conformarnos con la prédica pura del ideal y la teoría, buscamos ensuciarnos las manos en el quehacer decidido y jugado, en las angustias y esperanzas de nuestros hermanos y de nuestras luchas, especialmente unidos a los más pobres en las luchas más duras. Pobreza y persecución que, como nos señala Camilo Torres, “son las consecuencias lógicas de una lucha sin cuartel contra las estructuras vigentes” y “son los signos que autentifican una vida revolucionaria”.
En esto queremos estar: buscando serena y hondamente la autenticidad de una vida revolucionaria. Por eso nos comprometemos en la causa del pueblo al que pertenecemos por la solidaridad de la misma patria, por la misma necesidad de liberación total, por la esperanza común en una victoria a la que llegaremos con alegría y con amor.
En eso estamos ya: enfrentando los falsos ídolos de las soluciones reformistas, temerosas del cambio definitivo; enfrentando las actitudes conciliadoras —eternas sirenas de la prudencia y del cálculo—; enfrentando el rigor de los esquemas, endurecidos en el dogma y en la secta; enfrentando a los de “nuestra propia casa”, porque sentimos la sinceridad como una herida permanente.
En este número de “Cristianismo y Revolución” empezamos la difícil tarea de llamar a las cosas por su nombre, de decir “si” o “no” simplemente, sin cuidar demasiado esa táctica que se agota en si misma sin dejarnos comunicar, violentar, gritar lo que queremos decir, pedir o dar. Sentimos que quedamos expuestos a los ojos y al corazón de todos los amigos, hombres y mujeres metidos en nuestro tiempo, que buscamos un hombre nuevo, el nuevo revolucionario que —como ve proféticamente Richard Shaull— “sueña nuevos sueños sobre el futuro del hombre y cultiva la imaginación creadora como para ser capaz de pensar sobre los nuevos problemas de nuevas formas y de definir nuevas metas y modelos para una sociedad nueva”; que buscamos realizar los “cielos nuevos” en nuestra misma tierra.
Y estamos finalmente felices porque ese era el sentido de nuestra búsqueda.
Ahora, hay que seguir avanzando. Ya no tenemos más derecho a quedarnos sin respuestas o mirar hacia atrás teniendo las manos abiertas y sucias sobre el arado.
Hay una tremenda exigencia dentro de nosotros, y mucho más todavía en el hombre personal y concreto que, desde el límite de la propia existencia, nos hace una sola carne con el dolor y la miseria de los millones de hombres sumergidos que son el precio de nuestro bienestar, de nuestro egoísmo, de la posibilidad de que nosotros podamos tener conciencia de que en ese hambre y en esa sed somos universal y realmente solidarios.
Hay una jornada muy larga por delante.


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Fuentes y documentos de Historia Argentina. Desde el 24 de Marzo de 1976 hasta el regreso de la democracia.

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916