Ir al contenido principal

EL SILENCIO DE HELDER CÁMARA, Gobierno y Curia contra el Obispo de los Pobres (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)

Con motivo de la visita de Dom Helder Cámara a nuestro país en ocasión de la Asamblea del CELAM fueron organizados con gran entusiasmo diversas manifestaciones de apoyo y adhesión a la persona de uno de los pocos pastores de la Iglesia Católica que ha comprendido a fondo el mensaje evangélico de estar con los más pobres, con los más humildes, con los más desposeídos.
En este espíritu se planificaron diversas charlas y reuniones en sindicatos y locales católicos esperando todas ellas contar con la presencia de Dom Helder. Para evitar la superposición y dispersión de esfuerzos se dispuso una coordinación mínima entre los distintos grupos y asociaciones que se hallaban organizando la recepción. Se resolvió centrar los homenajes en un acto a realizarse en un local gremial céntrico.
Pero faltando pocos días para su llegada, se recibe la noticia de que Dom Helder no va a hablar en ninguno de los actos programados. Averiguaciones realizadas por CRISTIANISMO Y REVOLUCIÓN nos permiten afirmar que Mons. Segura, Secretario General del Arzobispado Argentino realizó un viaje a Recife para pedir expresamente a Dom Helder que suspendiera su viaje a la Argentina. Esta presión es ejercida simultáneamente desde la Santa Sede (que no debe identificarse con el Papa) y a través de voceros del gobierno argentino. Pese a ello Dom Helder decide realizar su viaje, hecho este que motiva el traslado de la sede de la conferencia a Mar del Plata, en el intento de impedirle permanecer en la Capital.
Nuevamente se organizan numerosos actos, y se obtiene de Dom Helder el consentimiento para dos reuniones del lunes 17 en Avellaneda, una conferencia por el canal 8 de Mar del Plata, y una charla en la Universidad Regional.
Nuevamente se moviliza la trenza curialesca y Helder debe renunciar definitivamente a toda charla o manifestación pública.
CRISTIANISMO Y REVOLUCION quiso, pese a todo, rendir un merecido homenaje a la figura del obispo de los pobres y decidió realizar el viernes 7 una mesa redonda sobre la personalidad de Dom Helder Cámara. Para esta mesa habían sido invitados los Padres Mugica y Paséale; el universitario Antonio Driuzuk y nuestro director. El acto debía realizarse en el salón de Montevideo 842 del Consejo de las Mujeres de la AC; la autorización para utilizar dicho local fue asegurada el martes 4 y ratificada oportunamente a la Comisión responsable. Sin embargo, el día 7, a pocas horas de la iniciación de la mesa, se comunicó que la reunión había sido prohibida por no contar con la autorización de la Curia Metropolitana. Esta supuesta autorización nunca había sido requerida, ni en esta ocasión ni en otras anteriores en que se ha utilizado el local.
Es de pública notoriedad la brutal agresión de que fueron objeto las personas asistentes al homenaje por parte de la Policía Federal y la detención luego de haber sido fuertemente golpeados tres de los asistentes.
Debemos plantear interrogantes: ¿no es mucha casualidad que la acción Curia y la represión policial se sucedan bien sincronizadas en espacio de pocas horas?, ¿no recuerda esta coordinación a los manejos destinados a evitar que Dom Helder Cámara llegara a nuestro país?, ¿es que existen intereses comunes para que no sea escuchada la voz del defensor de los obreros y estudiantes brasileños?, ¿es que hay miedo de oír la verdad?, ¿es que la verdad puede crear problemas de conciencia?
Como intentando “arreglar” el asunto los detenidos fueron puestos en libertad por la policía aduciendo haberse equivocado, creyendo que el grupo era de “estudiantes y no de católicos”. Dudamos que exista esta equivocación pero aún en caso de ser cierta señalamos que la discriminación efectuada que permitió la libertad de los detenidos por el sólo hecho de ser católicos, violenta nuestra conciencia.
Como ya fue señalado en las declaraciones que se hicieron públicas el sábado 8 y a las que la prensa ocultó en significativo silencio salvo honrosas excepciones:
“Los Cristianos no pedimos ni queremos privilegios de feudo para nuestras personas o nuestros actos: somos solidarios con los compañeros estudiantes detenidos y vejados en nombre del orden; queremos y vamos a estar comprometidos con todas las expresiones de protesta y justicia en las que el pueblo argentino se juega su destino revolucionario de liberación.”



Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…