Ir al contenido principal

Encuentro de Católicos, ¿Cursillismo de Izquierda? (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)

Durante los últimos días de agosto se realizó en los alrededores de Buenos Aires un encuentro de laicos católicos de distintos puntos del país.
Asistieron al mismo alrededor de sesenta personas de distintas tendencias aunque predominó en forma abrumadora una línea social-cristiana.
Como resultado de tres días de intensa deliberación se resolvió la constitución de un movimiento católico que estaría empeñado en luchar para hacer de las resoluciones conciliares una realidad viviente dentro de la Iglesia.
Creemos necesaria la comunicación y el “encuentro” de los distintos grupos cristianos que de una manera u otra se manifiestan partidarios entusiastas de un cambio social profundo y esta necesidad se hace más imperiosa cuando se contempla la realidad del interior de] país, que debe realizar grandes esfuerzos para no “localizar” su visión.
Pero la urgencia no debe hacernos olvidar los riesgos que se presentan cuando se trata de movimientos de acción católica.
Este movimiento que fue estructurado en zonas y con autoridades nacionales se propone ser federación de movimientos, y ser factor de unión del sinnúmero de asociaciones cristianas existentes.
Desde esa fecha realizadas en Buenos Aires tres reuniones en las que se estructuró por medio de comisiones la tarea a realizar. Se resolvió hacer público un documento en el que se caracterizaban los tiempos actuales de la Iglesia y la necesidad de organizar este movimiento. En la tercera reunión, que tenía carácter abierto con invitación a distintas instituciones y personas se planteó una discusión básica sobre el sentido de la reunión de los cristianos en movimientos de acción.
Sobre este tema vamos a hacer algunas consideraciones señalando aciertos, pero marcando al mismo tiempo las que consideramos graves confusiones.
Por ello deseamos formular diversas consideraciones, señalando los peligros más claros que se presentan.
1. — Conservar una mentalidad social-cristiana, que lleva a una con fusión de niveles (ideológicos con doctrinarios y religiosos).
2. — Esta mentalidad oculta una actitud de miedo, manifestado en un complejo de inferioridad frente al marxismo (se buscan desesperadamente los puntos que los diferencien y no los que los unan) y una actitud de inseguridad frente al mundo al que hay que presentarse como “grupo” religioso-político.
3. — Creer que el Esquema XIII y otros documentos de la Iglesia son real mente un programa ideológico para la construcción del mundo, de los cuales surgen como en forma mágica recetas para solucionar problemas de todo tipo (políticos, morales, económicos, etc.).
4. — Este “cursillismo de izquierda” pretende utilizar la Iglesia (o el cristianismo) como factor de poder (en la lucha por un determinado cambio social) sin darse cuenta de que lo equivocado no es el sentido en el que se ha usado políticamente al cristianismo sino el hecho de que se lo use, de que se siga considerando a la Iglesia como potencia.
5. — Creemos que adoptar este “integrismo de izquierda” es volver a etapas ya definitivamente superadas por la Iglesia del Vaticano I. Dicha actitud es factor de división entre el mundo y la Iglesia y enfrenta a los hombres entre sí, siendo causa de desconciertos ideológicos, rompiendo, es fin la unidad en el movimiento de lucha por la liberación del hombre. Es volver a etapas preconciliares. ¿Es necesario que todas nuestras ideologías estén rociadas con agua bendita para poder ser asimiladas sin problemas de conciencia?
6. — Los cristianos conservamos espíritu de “ghetto” que hace que busquemos diferenciarnos de los demás hombres en la tarea de construcción del Reino.
7. — Señalamos el peligro que contienen estos movimientos, ya que suelen Ser refugios de ineptos, de cobardes y nunca de cristianos auténticamente comprometidos y jugados a fondo en la lucha por la revolución popular.
8. — Estos movimientos no son sino la actualización de la mentalidad de beneficencia, con que muchos cristianos siguen actuando en sus relaciones con el mundo. Por eso mismo son sitios ideales para refugiar a “gente bien”, “señoras gordas” concientizadas (horrorizadas de la pobreza) y desocupadas. Ya que está más de moda rodear admiradas y embobadas a alguna figura intelectual “dernier cri” y hacerse la idea de un activo compromiso social que formar parte de alguna sociedad de buenas damas de beneficencia.
9. — Lamentablemente hay intelectuales ingenuos que creen están “mentalizando” estos sepulcros blanqueados y se prestan a este juego con increíble candidez, perdiendo esfuerzos y energías que podrían usarlas en tareas realmente revolucionarias. Pierden así la oportunidad de ser revolucionarios. No se trata de hablar a la conciencia de los poderosos sino de armar el brazo de los oprimidos.
10. — Estos lugares se tornan nuevas “ondas” caprichosas y efímeras, que durante breve tiempo acarrea a una sarta de “cristianos a la caza de un compromiso” pervirtiendo el real sentido de este término y la real urgencia de una acción decidida junto a los pobres por una revolución obrera.
11. — Esta lamentable falta de visión ha llevado siempre al cristiano a la creación de instituciones, movimientos, universidades, .partidos políticos, ideologías, escuelas, etc., en fin: un mundo paralelo al mundo de los hombres.
12. — Nosotros creemos que los cristianos sólo deben reunirse entre ellos para realizar aquello que es específicamente manifestación de la fe (acto litúrgico y reflexión evangélica en comunidades).




Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Facultades extraordinarias para Rosas

Facultades extraordinarias para el gobernador. DOS LEYES DEL 6 DE DICIEMBRE DE 1829      Art. 1 . Se procederá con arreglo a la ley al nombramiento de Gobernador y Capitán General de la provincia.      Art. 2. Serán deberes muy especiales del que resulte nombrado, arreglar conforme a las exigencias de las actuales circunstancias la administración interior de la provincia en todos sus ramos, conservando íntegra su libertad e independencia; proveer del modo más eficaz a sus necesidades; prevenir los ataques que intenten contra ella los anarquistas y afianzar el orden y la tranquilidad pública.      Art. 3. Para los objetos expresados en el artículo anterior se le reviste de las facultades extraordinarias que juzgue necesarias hasta la reunión de la próxima Legislatura, a la que dará cuenta del uso que haya hecho de esta especial autorización…      Art. 1. Queda nombrado el Señor Comandante de Campaña, coronel Don Juan Manuel de Rosas, Gobernador y Capitán General de la provincia, confor…

Regímenes de gobierno según Aristóteles

LOS REGÍMENES DE GOBIERNO, SEGÚN ARISTÓTELES    “Después de haber precisado estas cuestiones se puede examinar a continuación cuántas en número y cuáles son las constituciones políticas; y, en primer lugar, las correctas, puesto que entonces resultarán claras sus desviaciones, después de haberlas definido. Ya que régimen político y gobierno significan lo mismo y el órgano de gobierno es lo decisivo y soberano en las ciudades, forzosamente será soberano o una persona o unos pocos o la mayoría. Cuando el uno o la minoría o la mayoría gobiernan atendiendo al interés general, esos regímenes serán forzosamente correctos, mientras que serán desviaciones los que atienden al interés particular del individuo o de la minoría o de la mayoría. Porque o no hay que reconocer como ciudadanos a los miembros de la comunidad o deben participar de sus beneficios.    De los gobiernos unipersonales solemos llamar monarquía al que atiende al interés general; al gobierno de pocos, pero más de uno, aristocr…

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de
Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo,
mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de
toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos
meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…

Ley 21276 Universidades nacionales. Leyes y decretos de la dictadura.

Universidades nacionales – normas de funcionamiento – derogación parcial de la Ley orgánica 20654
Art. 6º- Establecense como únicos requisitos, para el desempeño de la docencia universitaria, la idoneidad docente y científica, la integridad moral y la observancia de las leyes fundamentales de la nación.
Art. 7º- Queda prohibido, en el recinto universitario, toda actividad que asuma formas de adoctrinamiento, propaganda, proselitismo o agitación de carácter político o gremial, docente, estudiantil y no docente.