Ir al contenido principal

LA VOZ DE LOS SIN VOZ (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)

Son el 20 % de la población del Gran Buenos Aires o de cualquier gran ciudad del país, llegados de Bolivia, Paraguay, Chile y de las provincias pobres del interior; son los últimos convidados a la estructuración de la sociedad industrial en la Argentina: los llamados “cabecitas negras” y llevan en sus rostros los signos de siglos de explotación, resignación y miedo.
Ahora sin embargo rodean la gran ciudad, “viven.” en “casas” de lata y mala madera, trabajan en empleos duros, inestables y mal pagados y afrontan la repulsa de una sociedad que al mismo tiempo los utiliza y los margina.
Para ellos y desde ellos apareció hace pocos días la primera entrega del periódico “LA VOZ DE LAS VILLAS” editado por la Federación de Villas de Emergencia de la Capital Federal. “LA VOZ…” es elaborada por un equipo constituido por dirigentes de la Federación —Panfilo Genes y Domingo Sofrá, presidente y secretario respectivamente— y un núcleo de militantes cristianos encabezados por el padre Carlos Mugica.
De acuerdo con sus redactores “LA VOZ DE LAS VILLAS” intentará cumplir un triple propósito: concurrir al esclarecimiento de la conciencia de los pobladores de las villas: comunicar sus problemas al resto de la comunidad enlazándolos con toda? las luchas populares del país, y enfrentar la sistemática campaña de ataque a las villas surgidas de clásicos núcleos reaccionarios, categoría ésta en la que se destacan en términos relevantes los órganos de deformación pública “La Prensa” y Correo de la Tarde” al afirmar sobre este particular entre otras lindezas que “las villas fueron y siguen siendo caldo de cultivo para la delincuencia” cobijando “elementos indeseables” en .su perímetro.
Hoy, a pesar de todo, inclusive de las afirmaciones del T.G. Onganía al referirse a los chilenos, bolivianos y paraguayos habitantes de las Villas Miserias como portadores de “aptitudes morales, intelectuales y físicas inferiores a lo aceptable” el origen de estas poblaciones marginadas es uno solo: Las villas han nacido por problemas económicos y sociales, fruto fundamentalmente de toda una estructura arcaica que lo único que ha otorgado al hombre de trabajo, óbrelo, campesino o chacarero, es miseria, hambre y analfabetismo. Y este es un problema de todos los pueblos de América —”callampas” en Chile, “fútelas” en Brasil, “cantegrills” en Uruguay— y aún de otros continentes. Es un problema que afecta a todos los pueblos llamados “subdesarrollados” pueblos oprimidos por el colonialismo, proveedores de materias primas para las grandes potencias industriales y con estructuras semifeudales en la explotación de la tierra.
“Las causas de este proceso son también y en lo fundamental de carácter económico; es la marca de hambre y miseria que se origina en la insaciable sed de ganancias de quienes explotan los ingenios, tabacales y obrajes del Norte y que por medio de contratistas se hacen traer trabajadores de Paraguay y Bolivia para pagarles menos que al obrero nativo y luego de finalizadas las tareas de la zafra, de la recolección de tabaco o del algodón, dejarlos abandonados a su suerte, “girando” da pueblo en pueblo hasta largarse a la ciudad como última posibilidad de no morirse de hambre”.
Luego de esta historia comienza la vida de la villa: una existencia de condiciones materiales y espirituales asfixiantes sobre la que se descarga la mentira organizada que inventa aparatos de televisión en cada casa de las villas —a pesar de la falta .le corriente eléctrica en la mayoría—, que se queja escandalizada ante la “falta de preocupación de esos negros de mierda” para construir viviendas decentes, como si los 2.000.000 de casas que faltan en el país pudieran ser encontradas en los reducidísimos y onerosos planes de “vivienda popular” que requieren un anticipo de 200.000 a 300.000 pesos y cuotas mensuales de 15.000 pesos en momento en que el salario mínimo —media de los ingresos de los “Villistas”— oscila en 15.000 pesos mensuales.
Pero como esta sociedad presume de que lo prevee todo, también está previsto un grupo especializado en condolencias, una moderna llorona: es la beneficiencia pía o tecnocrática que tienen como axioma eliminar para su acción la convicción de que todo anda bien en la Argentina, excepto algunos puntos que serán aliviados con la recolección de las sobras que elimina el aparato de explotación.
“El hambre y la miseria originales en estas estructuras económicas del siglo pasado ha empujado al hombre del interior hacia las ciudades donde una incipiente industria asegura ocupación que aunque en muchos casos no sea estable, permite mantener un nivel de vida que por más bajo que sea no llegará a igualarse con la tremenda miseria de nuestras provincias”.
“Las causas de este proceso son también y en lo fundamental de carácter económico; es la marca de hambre y miseria que se origina en la insaciable sed de ganancias de quienes explotan los ingenios, tabacales y obrajes del Norte y que por medio de contratistas se hacen traer

Frente a este reformismo vergonzante y con olor a incienso, “LA VOZ…” va a proclamar que la organización política de los habitantes de las villas exigiendo sus derechos, junto a los demás sectores populares sumergidos, es el único camino para su redención humana: el camino de la auténtica Revolución.

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Posición del rey ante los Estados Generales

Artículo 1: “El rey quiere que la antigua distinción en tres órdenes del Estado se conserve íntegramente, como algo especialmente ligado a la constitución de su reino.”    Artículo 12: “Todas las propiedades, sin excepción, serán permanentemente respetadas y Su Majestad comprende expresamente bajo el nombre de propiedades, diezmos, censos, rentas, derechos y deberes feudales y señoriales, y en general todos los derechos y prerrogativas útiles u honoríficas ligadas a las tierras o a los feudos o bien pertenecientes a las personas.”
Declaración de intenciones del rey, sesión de Estados Generales, 23-6-1789.

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

Decreto de la Asamblea Nacional Francesa. Abolición del Régimen Feudal. 4 de Agosto de 1789

Decreto de la Asamblea Nacional Francesa. Abolición del régimen feudal. 4 de Agosto de 1789
Art. 1. La Asamblea Nacional suprime enteramente el régimen feudal y decreta que los derechos y deberes, tanto feudales como censales,... la servidumbre personal y los que los representan, son abolidos sin indemnización, y todos los demás declarados redimibles, y que el precio y el modo de la redención serán fijados por la Asamblea Nacional

Art. 3. El derecho de caza y coto abierto queda de igual forma abolido...

Art. 4. Todas las justicias señoriales son suprimidas sin ninguna indemnización..

Art. 5. Los diezmos de cualquier tipo y los censos a que dieran lugar bajo cualquier denominación con que sean conocidos y percibidos, incluso por abono, poseídos por los cuerpos regulares y seculares, como sus beneficios, los edificios y todo tipo de manos muertas, incluso de la Orden de Malta y otras órdenes religiosas y militares..., serán abolidos.

(...)

Art. 7. La justicia será gratu…

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages.