Ir al contenido principal

Retorno de Luis XVI y su familia, tras su captura. Testimonio del diputado Pétion. 24 de Junio de 1791

Jérome Pétion, autor de este testimonio, era un republicano revolucionario a quien se encomendó la tarea de conducir de regreso a la familia real, tras su intento de fuga de Francia. Sus posiciones dentro de la izquierda republicana lo acercaron a los jacobinos y entabló vínculos cercanos con Robespierre. Finalmente se enemistó con él, se acercó a los girondinos y en 1794 se suicidó.   

Por la discreción y el secreto que durante todo el trayecto emplearon conmigo los compañeros de viaje, hablamos únicamente de cosas indiferentes (…). Habíamos puesto de nuevo sobre el tapete el tema de lo que haríamos con el Rey. “La decisión es muy difícil”, dijo Maubourg [otro diputado enviado a buscar al Rey). “Es una bestia que se dejó llevar. Un infeliz. Realmente da lástima”. Barnave [un tercer diputado] observó que, efectivamente, podía ser considerado como un imbécil. “¿Usted qué opina, Pétion?”, me dijo (…)
Respondí, no obstante, que no rechazaba la idea de tratarlo como a un imbécil, incapaz de ocupar el trono, que necesitaba un tutor; y que ese tutor podía ser un consejo nacional. Se sucedieron las objeciones, respuestas, réplicas. Hablamos de la regencia, de la dificultad de elegir un regente. (…)
Los corres se multiplicaban, se apresuraban, nos decían: “Se acerca el Rey”. A una legua, o legua y media, de Epernay (…) vimos a lo lejos una nube de polvo. Oímos un gran alboroto. Varias personas se acercaron a nuestro coche. “¡El Rey!”, nos gritaron. (…) Bajamos del coche. El vehículo del Rey se detuvo. Marchamos a su encuentro. El ujier nos precedía; se cumplió el ceremonial de forma imponente. Cuando el público nos distinguió, comenzó a gritar: “¡Ahí vienen los diputados del a Asamblea Nacional!” (…)
Pétion (1756-1794)

Llegamos al coche caminando entre los caballos y acompañados por el entrechocar de las armas y los aplausos de la multitud a la que arrebataba el entusiasmo y alteraba el temor de atropellarnos. Inmediatamente se abrió la portezuela. Del interior del vehículo salieron ruidos confusos. La Reina y la señora Elizabeth (la institutriz de los príncipes) parecían estar sumamente emocionadas, llorosas. (…) “oh, señor…” me dijo la señora Elizabeth, apoyando solamente su mano sobre la mía, “que no pase ninguna desgracia, que no sean víctimas las personas que nos acompañaron, que no se atente contra sus vidas… El Rey no quiso salir de Francia”, “No señores”, dijo el Rey hablando con desparpajo, “yo no iba a salir. Lo he dicho, es cierto”. (…)
Segumos avanzando tranquilamente.
La Reina, que estaba a mi lado, me dirigió frecuentemente la palabra, y yo tuve ocasión de expresarle con toda franqueza lo que pensaba de la Corte y de lo que se hablaba sobre los intrigantes que frecuentaban el castillo.
Hablamos de la Asamblea Nacional, de la izquierda y la derecha; pero con esa desenvoltura que suele usarse entre amigos. No me reprimí de ningún modo. Le comuniqué varios rumores que circulaban incesantemente en la Corte y que al hacerse públicos indisponían mucho al pueblo. Mencioné los diarios que leía el Rey. El Rey, que escuchaba perfectamente la conversación, me dijo: “Le aseguro que leo El Amigo del Rey [periódico realidtas] tanto como Marat [Periodista de izquierda]”
La Reina parecía muy interesada en la discusión. Se excitaba, se animaba, hacía reflexiones bastante finas y bastante mordaces.
“Todo está muy bien”, me dijo; “se culpa al rey ignorando la posición en que se encuentra. A cada instante le hacen relatos que se contradicen; él no sabe cuál creer. Le dan sucesivamente consejos que se cruzan y se destruyen; él no sabe qué hacer. Lo hacen desgraciado, volviendo su posición insostenible. No hacen más que hablarle, al mismo tiempo, de desdichas particulares, de muertes. Todo eso fue lo que lo decidió a abandonar París, su capital. Tiene la corona –agregó- suspendida sobre la cabeza. Usted ignora que hay un partido que no quiere al Rey, y ese partido crece todos los días”. (…)
Cuando un poco más allá de Pantín vino a reunirse con nosotros la Guardia Nacional de a pie, hubo un desorden que amenazó traer consecuencias.
Los granaderos hicieron retroceder a los caballos, los soldados montados se resistieron, los cazadores se unieron a los granaderos para alejar a la caballería. La  disputa se volvió acalorada; volaron los epítetos injuriosos. La refriega amenazaba degenerar en batalla. Las bayonetas pasaban frente a las ventanillas abiertas del coche. En medio del tumulto algún malintencionado podía lanzar una cuchillada a la Reina. Vi algunos soldados que parecían muy irritados y le miraban iracundos. No tardaron en lanzarle apóstrofes “La P…”, gritaron los más acalarodados. “Es inútil que nos muestre a su hijo; ya sabemos que no es de él”. El Rey escuchó claramente esta frase.

Petión, “Memorias”, en Pernoud, & Flaissier, La Revolución Francesa


Tal vez también te interese:


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta el tratado del Pilar de 1820

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…