Ir al contenido principal

Retorno de Luis XVI y su familia, tras su captura. Testimonio del diputado Pétion. 24 de Junio de 1791

Jérome Pétion, autor de este testimonio, era un republicano revolucionario a quien se encomendó la tarea de conducir de regreso a la familia real, tras su intento de fuga de Francia. Sus posiciones dentro de la izquierda republicana lo acercaron a los jacobinos y entabló vínculos cercanos con Robespierre. Finalmente se enemistó con él, se acercó a los girondinos y en 1794 se suicidó.   

Por la discreción y el secreto que durante todo el trayecto emplearon conmigo los compañeros de viaje, hablamos únicamente de cosas indiferentes (…). Habíamos puesto de nuevo sobre el tapete el tema de lo que haríamos con el Rey. “La decisión es muy difícil”, dijo Maubourg [otro diputado enviado a buscar al Rey). “Es una bestia que se dejó llevar. Un infeliz. Realmente da lástima”. Barnave [un tercer diputado] observó que, efectivamente, podía ser considerado como un imbécil. “¿Usted qué opina, Pétion?”, me dijo (…)
Respondí, no obstante, que no rechazaba la idea de tratarlo como a un imbécil, incapaz de ocupar el trono, que necesitaba un tutor; y que ese tutor podía ser un consejo nacional. Se sucedieron las objeciones, respuestas, réplicas. Hablamos de la regencia, de la dificultad de elegir un regente. (…)
Los corres se multiplicaban, se apresuraban, nos decían: “Se acerca el Rey”. A una legua, o legua y media, de Epernay (…) vimos a lo lejos una nube de polvo. Oímos un gran alboroto. Varias personas se acercaron a nuestro coche. “¡El Rey!”, nos gritaron. (…) Bajamos del coche. El vehículo del Rey se detuvo. Marchamos a su encuentro. El ujier nos precedía; se cumplió el ceremonial de forma imponente. Cuando el público nos distinguió, comenzó a gritar: “¡Ahí vienen los diputados del a Asamblea Nacional!” (…)
Pétion (1756-1794)

Llegamos al coche caminando entre los caballos y acompañados por el entrechocar de las armas y los aplausos de la multitud a la que arrebataba el entusiasmo y alteraba el temor de atropellarnos. Inmediatamente se abrió la portezuela. Del interior del vehículo salieron ruidos confusos. La Reina y la señora Elizabeth (la institutriz de los príncipes) parecían estar sumamente emocionadas, llorosas. (…) “oh, señor…” me dijo la señora Elizabeth, apoyando solamente su mano sobre la mía, “que no pase ninguna desgracia, que no sean víctimas las personas que nos acompañaron, que no se atente contra sus vidas… El Rey no quiso salir de Francia”, “No señores”, dijo el Rey hablando con desparpajo, “yo no iba a salir. Lo he dicho, es cierto”. (…)
Segumos avanzando tranquilamente.
La Reina, que estaba a mi lado, me dirigió frecuentemente la palabra, y yo tuve ocasión de expresarle con toda franqueza lo que pensaba de la Corte y de lo que se hablaba sobre los intrigantes que frecuentaban el castillo.
Hablamos de la Asamblea Nacional, de la izquierda y la derecha; pero con esa desenvoltura que suele usarse entre amigos. No me reprimí de ningún modo. Le comuniqué varios rumores que circulaban incesantemente en la Corte y que al hacerse públicos indisponían mucho al pueblo. Mencioné los diarios que leía el Rey. El Rey, que escuchaba perfectamente la conversación, me dijo: “Le aseguro que leo El Amigo del Rey [periódico realidtas] tanto como Marat [Periodista de izquierda]”
La Reina parecía muy interesada en la discusión. Se excitaba, se animaba, hacía reflexiones bastante finas y bastante mordaces.
“Todo está muy bien”, me dijo; “se culpa al rey ignorando la posición en que se encuentra. A cada instante le hacen relatos que se contradicen; él no sabe cuál creer. Le dan sucesivamente consejos que se cruzan y se destruyen; él no sabe qué hacer. Lo hacen desgraciado, volviendo su posición insostenible. No hacen más que hablarle, al mismo tiempo, de desdichas particulares, de muertes. Todo eso fue lo que lo decidió a abandonar París, su capital. Tiene la corona –agregó- suspendida sobre la cabeza. Usted ignora que hay un partido que no quiere al Rey, y ese partido crece todos los días”. (…)
Cuando un poco más allá de Pantín vino a reunirse con nosotros la Guardia Nacional de a pie, hubo un desorden que amenazó traer consecuencias.
Los granaderos hicieron retroceder a los caballos, los soldados montados se resistieron, los cazadores se unieron a los granaderos para alejar a la caballería. La  disputa se volvió acalorada; volaron los epítetos injuriosos. La refriega amenazaba degenerar en batalla. Las bayonetas pasaban frente a las ventanillas abiertas del coche. En medio del tumulto algún malintencionado podía lanzar una cuchillada a la Reina. Vi algunos soldados que parecían muy irritados y le miraban iracundos. No tardaron en lanzarle apóstrofes “La P…”, gritaron los más acalarodados. “Es inútil que nos muestre a su hijo; ya sabemos que no es de él”. El Rey escuchó claramente esta frase.

Petión, “Memorias”, en Pernoud, & Flaissier, La Revolución Francesa


Tal vez también te interese:


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Fuentes y documentos de Historia Argentina. Desde el 24 de Marzo de 1976 hasta el regreso de la democracia.

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916