Ir al contenido principal

Una nueva encíclica, Héctor Borrat (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)

Si todavía nos hiciera falta un índice claro de las dificultades de expresión que traban al aggiornamento, he aquí la encíclica Christi Matrii Rosarii, dada en Roma el 15 de setiembre y hecha pública en las vísperas mismas de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
La ocasión, el contenido, y aun un explícito llamado “a los jefes de las naciones”, proyectan al documento más allá del ámbito estrictamente eclesiástico que parecería anunciar la nómina de sus destinatarios. Pablo VI no deja lugar a dudas sobre el tono y la perentoriedad de sus palabras cuando grita, pide, señala:
“El nombre del Señor gritamos alto, tenemos que aunamos para llegar con sinceridad á planes y convenios. Este es el momento de arreglar la situación, aun con cierto detrimento y perjuicio, ya que habría que rehacerlo luego, quizá con gran daño y después de una acerbísima carnicería, que al presente no podencos ni soñar. Pero hay que llegar a una paz basada en la justicia y libertad de los hombres, y de tal manera que se tenga cuenta de los derechos de los hombres y de las comunidades; de otra forma será incierta e inestable.”
El grito queda sofocado, sin embargo, aun cuando quien lo profiera sea un hombre tan decidido y tesoneramente volcado a los trabajos por la paz mundial como es —hecho notorio— Pablo VI. ¿Qué resonancia puede tener en medio del vasto y diverso auditorio contemporáneo cuando viene recubierto de este barroquismo de sacristía que todavía da cuenta del “ánimo conmovido y lleno de ansiedad”, que todavía invoca “místicas guirnaldas” y exalta a “la flor de la inocencia”? ¿Qué articulación concreta, sobre hechos y urgencias nuestras, puede advertirse detrás de todo el pesado andamiaje de velos y esfumaturas que llega a omitir hasta al propio nombre del Vietnam transformándolo asépticamente en “la región del Asia Oriental” y que fija distancias remotas cuando parece aludir al imperialismo como “el insensato deseo de dilatar la propia nación” y al racismo como —¡apenas!— “la moderada estima de la raza”?
Creo que, en esta encíclica, Pablo VI no avanza más allá de una pública comunicación de sus propios, muy fundados temores. Es cierto que quiere la paz basada sobre “la justicia y libertad de los hombres”, pero esta doble base llamaba precisamente a una fuerte toma de conciencia, por el Papa, de la injusticia concreta que opera en estos momentos contra la paz en Vietnam. Es claro que el Papa tiene perfecto derecho a considerar diplomáticamente inoportuna una condena suya a la política norteamericana en esa área del mundo y que los artesanos de la paz deben sacrificar muchas veces las declaraciones públicas a un trabajo más oscuro pero más efectivo.
De ser así, ¿no habría resultado mejor que no saliera entonces de las reservas de las negociaciones, que no profiera este grito que, por omisión, por indefinición, no parece un grito profético?

Al mismo tiempo, se me ocurre que la Christi Matrii Rosarii imposta el grito por la paz en una tonalidad extrañamente preconciliar al invitar “a todos los hijos de la Iglesia” para que “se ruegue con más instancia durante el mes de octubre (…) con el rezo piadoso del rosario a María”. No pretendo negarle valor a esta forma de oración; buena falta nos hace la oración, cual quiera que sea su forma. Simplemente observo que mientras todo el Vaticano II pone el énfasis en la liturgia, la encíclica lo descarga sobre esta devoción popular, extralitúrgica, que es el rosario. Mera cuestión de énfasis, se dirá. Pero un énfasis que importa como índice. Porque, aun así, el Papa pudo infundir una nueva dimensión, bíblica y por eso mismo plenamente responsable de esta situación histórica, a la vieja devoción popular tantas veces identificada con la rutina. Pudo hacer del rosario no sólo un hecho popular sino una oración puesta al día, para contemporáneos comprometidos con las urgencias de la paz. Sin embargo, la María de la encíclica se resuelve en una mera acumulación de títulos (“Madre de Cristo”, “Madre de Dios”, “Reina de la Paz”, “Madre de la Iglesia”, “Madre del Salvador”, “clementísima Madre”…) que por sí solos tienen mucho menos fuerza que aquellas palabras de la María histórica, la bíblica. Aquella que supo cantar la grandeza del Señor porque “desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios, derribó del trono a los poderosos y elevó a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías” (Le 1, 51-53). Aquella muchacha judía tan consciente de estas implicancias sociales y económicas de la paz mesiánica que, lamentablemente, echamos de menos en los planteos de la encíclica.


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Fuentes y documentos de Historia Argentina. Desde el 24 de Marzo de 1976 hasta el regreso de la democracia.

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916