Ir al contenido principal

Una nueva encíclica, Héctor Borrat (Cristianismo y Revolución Nº 2. Octubre-Noviembre 1966)

Si todavía nos hiciera falta un índice claro de las dificultades de expresión que traban al aggiornamento, he aquí la encíclica Christi Matrii Rosarii, dada en Roma el 15 de setiembre y hecha pública en las vísperas mismas de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
La ocasión, el contenido, y aun un explícito llamado “a los jefes de las naciones”, proyectan al documento más allá del ámbito estrictamente eclesiástico que parecería anunciar la nómina de sus destinatarios. Pablo VI no deja lugar a dudas sobre el tono y la perentoriedad de sus palabras cuando grita, pide, señala:
“El nombre del Señor gritamos alto, tenemos que aunamos para llegar con sinceridad á planes y convenios. Este es el momento de arreglar la situación, aun con cierto detrimento y perjuicio, ya que habría que rehacerlo luego, quizá con gran daño y después de una acerbísima carnicería, que al presente no podencos ni soñar. Pero hay que llegar a una paz basada en la justicia y libertad de los hombres, y de tal manera que se tenga cuenta de los derechos de los hombres y de las comunidades; de otra forma será incierta e inestable.”
El grito queda sofocado, sin embargo, aun cuando quien lo profiera sea un hombre tan decidido y tesoneramente volcado a los trabajos por la paz mundial como es —hecho notorio— Pablo VI. ¿Qué resonancia puede tener en medio del vasto y diverso auditorio contemporáneo cuando viene recubierto de este barroquismo de sacristía que todavía da cuenta del “ánimo conmovido y lleno de ansiedad”, que todavía invoca “místicas guirnaldas” y exalta a “la flor de la inocencia”? ¿Qué articulación concreta, sobre hechos y urgencias nuestras, puede advertirse detrás de todo el pesado andamiaje de velos y esfumaturas que llega a omitir hasta al propio nombre del Vietnam transformándolo asépticamente en “la región del Asia Oriental” y que fija distancias remotas cuando parece aludir al imperialismo como “el insensato deseo de dilatar la propia nación” y al racismo como —¡apenas!— “la moderada estima de la raza”?
Creo que, en esta encíclica, Pablo VI no avanza más allá de una pública comunicación de sus propios, muy fundados temores. Es cierto que quiere la paz basada sobre “la justicia y libertad de los hombres”, pero esta doble base llamaba precisamente a una fuerte toma de conciencia, por el Papa, de la injusticia concreta que opera en estos momentos contra la paz en Vietnam. Es claro que el Papa tiene perfecto derecho a considerar diplomáticamente inoportuna una condena suya a la política norteamericana en esa área del mundo y que los artesanos de la paz deben sacrificar muchas veces las declaraciones públicas a un trabajo más oscuro pero más efectivo.
De ser así, ¿no habría resultado mejor que no saliera entonces de las reservas de las negociaciones, que no profiera este grito que, por omisión, por indefinición, no parece un grito profético?

Al mismo tiempo, se me ocurre que la Christi Matrii Rosarii imposta el grito por la paz en una tonalidad extrañamente preconciliar al invitar “a todos los hijos de la Iglesia” para que “se ruegue con más instancia durante el mes de octubre (…) con el rezo piadoso del rosario a María”. No pretendo negarle valor a esta forma de oración; buena falta nos hace la oración, cual quiera que sea su forma. Simplemente observo que mientras todo el Vaticano II pone el énfasis en la liturgia, la encíclica lo descarga sobre esta devoción popular, extralitúrgica, que es el rosario. Mera cuestión de énfasis, se dirá. Pero un énfasis que importa como índice. Porque, aun así, el Papa pudo infundir una nueva dimensión, bíblica y por eso mismo plenamente responsable de esta situación histórica, a la vieja devoción popular tantas veces identificada con la rutina. Pudo hacer del rosario no sólo un hecho popular sino una oración puesta al día, para contemporáneos comprometidos con las urgencias de la paz. Sin embargo, la María de la encíclica se resuelve en una mera acumulación de títulos (“Madre de Cristo”, “Madre de Dios”, “Reina de la Paz”, “Madre de la Iglesia”, “Madre del Salvador”, “clementísima Madre”…) que por sí solos tienen mucho menos fuerza que aquellas palabras de la María histórica, la bíblica. Aquella que supo cantar la grandeza del Señor porque “desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios, derribó del trono a los poderosos y elevó a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías” (Le 1, 51-53). Aquella muchacha judía tan consciente de estas implicancias sociales y económicas de la paz mesiánica que, lamentablemente, echamos de menos en los planteos de la encíclica.


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

Carta de San Martín a Rosas. Agosto de 1838

Grand Bourg, cerca de París, 5 de Agosto de 1838. Exmo. Sr. Capitán General Juan Manuel de Rosas. Muy señor mío y respetable general: Separado voluntariamente de todo mando público, el año 23, y retirado en mi chacra de Mendoza, siguiendo por inclinación una vida retirada, creía que este sistema, y más que todo, mi vida pública en el espacio de diez años, me pondrían á cubierto con mis compatriotas de toda idea de ambición á ninguna especie de mando ; me equivoqué en mi cálculo á los, dos meses de mi llegada á Mendoza, el gobierno que, en aquella época, mandaba en Buenos Aires, no sólo me formó un bloqueo de espías, entre ellos á uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de, hacerme sospechoso á los demás gobiernos de las provincias; por otra parte, los de la oposición, hombres á quienes en general no conocía ni aun de vista, hacían circular la absurda idea que mi regreso del Perú no tenía ot…

Carta de Pueyrredón a San Martín. 2 de Noviembre de 1816

“A más de las cuatrocientas frazadas remitidas de Córdoba van ahora quinientos ponchos, únicos que he podido encontrar... Está dada la orden para que le remitan a usted las 100 arrobas de charqui que me pide, para mediados de diciembre se hará. [...] Van los despachos de los oficiales. Van los vestuarios pedidos y muchas camisas. Si por casualidad faltasen de Córdoba las frazadas, recurra usted al vecindario: no hay casa que no pueda desprenderse, sin perjuicio, de una manta vieja: es menester pordiosear cuando no hay otro remedio. Van 400 recados. Van hoy por correo, en un cajón, los dos únicos clarines que se han encontrado. Van los 2000 sables de repuesto que me pide. Van 200 tiendas de campaña o pabellones. Y no hay más. Va el mundo. Va el demonio. Va la carne. Y no sé yo cómo me irá con las trampas en que quedo para pagarlo todo o bien que entrando en quiebra, me voy yo también para que usted me dé algo del charqui que le mando. ¡Y qué caray! No me vuelva a pedir más, si no quier…

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Carta de Dorrego a su esposa. 12 de Diciembre de 1828

Mi querida Angelita: En este momento me intiman que dentro de una hora debo morir; ignoro por qué; más la Providencia divina, en la cual confío en este momento crítico, así lo ha querido. Perdono a todos mis enemigos y suplico a mis amigos que no den paso alguno en desagravio de lo recibido por mí. Mi vida: Educa a esas amables criaturas: sé feliz, ya que no lo has podido ser en compañía del desgraciado
Manuel Dorrego 12 de diciembre de 1828

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…