Ir al contenido principal

Documentos de las Cruzadas: Extracto de un tratado de Djihad compuesto hacia 1105 por al-Sulami en Damasco.


Una partida de infieles asaltó de improviso la isla de la Sicilia, aprovechándose de las diferencias y rivalidades que ahí reinaban; de esta manera los infieles se apoderaron también de una ciudad tras otra en España. Cuando informaciones que se confirman una a otra les llegaron sobre la situación perturbada de ese país (Siria), cuyos soberanos se detestaban y se combatían, ellos resolvieron invadirla. Y Jerusalen era la cumbre de sus deseos.  

Examinando el país de Siria, los Francos constataban que los estados reñían, sus opiniones divergían, sus relaciones reposaban sobre deseos latentes de venganza, que reforzaba su avidez, animándolos aplicarse (al ataque). De hecho, todavía conducen con celo el djihad contra los musulmanes; estos, en cambio, dan prueba de falta de energía y de unión en la guerra, y cada uno trata de dejar esta tarea a otros. Así los Francos llegaron a conquistar territorios mucho más grandes de lo que planeaban, exterminando y envileciendo a sus habitantes. Hasta ese momento, prosiguen su esfuerzo para agrandar su empresa; su avidez crece sin cesar en la medida en que constatan la cobardía de sus enemigos, que se contentan a salvo del peligro. También esperan ahora, con certeza, adueñarse de todo el país y hacer prisioneros a sus habitantes. Plazca a Dios, en su bondad, frustrar los en sus esperanzas restableciendo la unidad de la comunidad. Él está cerca y hoy nuestros votos.
Vuestras dudas están disipadas. Debéis ahora estar seguros en cuanto a vuestra obligación personal de guerrear por la fe. Esta tarea incumbe más especialmente a los soberanos, puesto que Alá les ha confiado los destinos de sus súbditos y prescribe vigilar por sus intereses y defender el territorio musulmán. Conviene absolutamente que el soberano se emplee cada año en atacar los territorios de los infieles y en expulsarlos de ellos, así como que comande a todos los jefes (musulmanes) para exaltar de hoy en adelante palabra de la fe y humillar incrédulos, y, en fin, para disuadir a los enemigos de la religión de Alá de querer emprender una expedición semejante. Una sorpresa profunda sobrecoge a la vista de esos soberanos que continúan llevando una vida tranquila y fácil cuando sobreviven a tal catástrofe, a saber, la conquista del país por los infieles, la expatriación forzada (de unos) y el camino de humillación (de otros) bajo el yugo de los infieles, con todo lo que esto implica: carnicería, cautividad y suplicios que continúan días y noches.
(En "Oriente y Occidente en tiempo de Cruzadas", Cahen, Claude.)



Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

Ley fundamental del Congreso Constituyente de 1824

LEY FUNDAMENTAL DE 1825      El Congreso General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata ha acordado y decreta lo siguiente:      1º Las provincias… reunidas en congreso reproducen por medio de sus diputados… el pacto con que se ligaron desde el momento en que sacudiendo el yugo de la antigua dominación española se constituyeron en nación independiente y protestan de nuevo emplear todas sus fuerzas… para afianzar su independencia nacional…      2º El congreso… es y se declara constituyente.      3º Por ahora y hasta la promulgación de la constitución que ha de reorganizar el Estado, las provincias se regirán interinamente por sus propias instituciones.      4º Cuanto concierne a los objetos de la independencia, integridad, seguridad, defensa y prosperidad nacional es del resorte privativo del congreso general…      6º La constitución que sancionare el congreso será ofrecida oportunamente a la consideración de las provincias, y no será promulgada ni establecida en e…

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta el tratado del Pilar de 1820

Ley 21264 Ley de represión del sabotaje. Leyes y decretos de la dictadura

Art.1º - El que públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público, será reprimido por la sola incitación con reclusión hasta diez años.
Art. 2º- el que atentare en cualquier forma contra los medios de transporte, de comunicación usinas, instalaciones de gas o agua corriente, u otros servicios públicos, será reprimido con reclusión por tiempo indeterminado o muerte
Art. 4º - El que mediante incendio, explosión u otro medio análogo, creare un peligro común para personas y bienes, será reprimido con reclusión por tiempo determinado o muerte
Art. 5º- De acuerdo a lo dispuesto por el art. 137 del Código de Justicia Militar, el personal militar de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas policiales hará uso de las armas en caso de que la persona incurra en alguno de los delitos previstos en los arts. 2º y 4º precedentes, sea sorprendido in fragante y no se entregue a la primera intimación o haga armas contra la autoridad.
Art. 6º (…) Los encubr…

Testimonios de la bomba atómica. Agosto de 1945

“(...) A las 7.31 sonó la sirena que indicaba el final del bombardeo. La gente, sintiéndose segura, salió de los refugios y volvió a sus quehaceres; empezaba la jornada. De pronto, se divisó en el cielo una resplandeciente luz de calor sofocante y un viento que barría  todo lo que encontraba a su paso. Al cabo de pocos segundos, millares de personas que se encontraban en las calles o en los jardines de la ciudad quedaron calcinadas por una ola de calor abrasador (...). Todas las construcciones que  se hallaban  en el área  de la explosión –paredes, casas, fábricas y otros edificios- quedaron destruidas y los escombros volaban en un torbellino arrastrado por el viento. Los tranvías saltaron por los aires y cayeron de lado. Los trenes fueron arrancados de las vías como si fueran juguetes. La hierba ardía en el suelo como si fuera paja”  (Crónica de un periodistas japonés)

“Reducir la resistencia japonesa en una lucha de hombre a hombre y conquistar el país palmo a palmo habría supuesto la …