Ir al contenido principal

¿Cómo empezó la revolución industrial? ¿Por qué comenzó en Inglaterra?


La revolución industrial fue un proceso de transformación muy profundo que trastocó la realidad económica, social y política de Inglaterra y el mundo. Sus efectos fueron tan evidentes como relativamente fáciles de describir. Sin embargo sus orígenes son un poco más difíciles de explicar. ¿Por qué la revolución industrial comenzó en Inglaterra y no en otro país? Y ¿Por qué en el siglo XVIII y no antes?

Lo primero que hay que decir es que la máquina de vapor de James Watt no explica por sí sola la revolución industrial. Para responder los interrogantes que concluyen el párrafo anterior debemos atender a las condiciones especiales que se dieron en la Inglaterra del siglo XVIII.
En primer lugar debemos observar ciertos procesos que se habían dado algún tiempo antes del inicio de la revolución industrial o que estaban sucediendo en simultáneo.   
Durante el siglo XVII (1640-1660) una revolución sacudió el orden político inglés. Durante un tiempo breve se estableció una república y, al igual que en otras revoluciones más conocidas (como la francesa), el poder del rey y la nobleza fueron seriamente amenazados. Aunque finalmente, la gloriosa revolución de fines de siglo confirmó la monarquía parlamentaria, la burguesía, un grupo social en ascenso obtuvo una victoria política fundamental: El antiguo régimen (feudal) estaba siendo enterrado al tiempo que un nuevo modo de organizar la producción y las relaciones entre las personas (para producir) estaba emergiendo: El capitalismo. ¿Qué querían los burgueses? Libertad para comerciar, libertada para contratar mano de obra libre (no atada a la tierra), libertad para desarrollar sus empresas sin límites por parte del Estado. El orden social del siglo XVIII, tras las revoluciones del siglo XVII, estuvo dominado por la burguesía. Durante este mismo siglo, en Inglaterra, se llevaron adelante una serie de reformas en el campo que se iniciaron con “cercamientos generales”, es decir, la delimitación física de un nuevo modo de concebir las relaciones de las personas con la tierra: La propiedad privada. Los cercamientos generales beneficiaron a un sector social enriquecido, los yeomen, y despojaron a los viejos campesinos del orden feudal de ciertos derechos o costumbres: Ya no podrían acceder libremente a fuentes de agua, el bosque o incluso trabajar la tierra colectivamente. La tierra, ahora, tenía un dueño, y un título de propiedad y la cerca lo certificaban. Quien intentara traspasar estos nuevos límites enfrentaría el poder policial del nuevo Estado, que, desde las revoluciones, respondía a los intereses de los burgueses. Muchos campesinos se vieron obligados a dejar las tierras y migrar a la ciudad para conseguir trabajo, al tiempo que en las nuevas tierras privadas se aplicaban nuevas estrategias de producción de tipo capitalistas; era ya una producción destinada a la comercialización antes que a la subsistencia campesina.
Por otro lado, Inglaterra contaba con dominios de ultramar de los cuales pudo, inicialmente, obtener materia prima de bajo costo. En las Trece Colonias de Norteamérica (actual Estados Unidos) la esclavitud estuvo vigente, aun después de su revolución de independencia (1776). Los esclavistas de los Estados del sur aseguraron a Inglaterra la provisión de algodón para sus telares. También, durante el siglo XVIII, los productores ingleses consiguieron que el Estado prohibiera la importación de los finos textiles artesanales indios y, de ese modo, desterraron a la competencia.  
Las primeras fábricas se instalaron en los márgenes de los ríos, donde se podía aprovechar la energía generada por el agua. Ahora, los empresarios de Manchester o Londres contaban con el apoyo del Estado, que impedía el ingreso de productos que pudieran competir con los británicos y sancionaba leyes contra la vagancia, para disciplinar a los migrantes rurales que llegaban a la ciudad. La disponibilidad de mano de obra y de potenciales mercados en el extranjero fueron, sin duda, elementos importantísimos para explicar el origen y consolidación de la revolución industrial. Cuando los inversores británicos consiguieron incrementar con sus nuevas técnicas los ritmos productivos, el precio de los bienes que desarrollaban bajó de sobremanera, y, en consecuencia, generó su propio mercado. Se volvieron accesibles para el mercado interno inglés. Mucha gente podría ahora consumir esos nuevos bienes, en primer lugar en la propia Inglaterra y en segundo en los mercados de sus colonias o semicolonias latinoamericanas.
Las ciudades crecían, las fábricas se multiplicaban y los (ex)campesinos llegaban a la ciudad, desesperados por conseguir trabajo para subsistir. El disciplinamiento del Estado y las necesidades de los trabajadores fueron circunstancias aprovechadas por los empresarios quienes pudieron pagar salarios miserables para desarrollar sus emprendimientos productivos.
Los conocimientos técnicos y científicos involucrados en la revolución industrial eran muy elementales. Los mismos conocimientos estuvieron disponibles en sociedades previas, inclusive el saber de la antigua Grecia era superior. Sin embargo, fue en Inglaterra donde una clase social que obtenía sus beneficios de la inversión, producción y comercialización de mercancías (la burguesía) tomó el poder antes que en ningún otro sitio. La revolución industrial no puede explicarse sin entender que la manera de actuar y enriquecerse de los burgueses era muy distinta (y en muchos sentidos opuesta) a la de los antiguos nobles feudales.   

   


Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Documentos Imperialismo. Armand Dubarry.1879

"El negro salvaje y bárbaro es capaz de todas las estupideces y desgraciadamente, Dios sabe el porqué, parece estar condenado en su país de origen a la salvajería y a la barbarie para siempre. Con tres semanas de trabajo tiene para garantizar su provisión de arroz, maíz, etc. Si trabajara seis meses, haría de su patria un paraíso. Pero cualquier idea de progreso y de moral no le permite darse cuenta del valor incalculable, del infinito poder del trabajo y sus leyes son sus pasiones brutales, sus apetencias feroces, los caprichos de su imaginación perturbada. El indígena vive al día, a la aventura, indiferente al mañana. Su gusto poco delicado le permite adaptarse a los que le ofrece el azar."
A. Dubarry. Viaje a Dahomey. 1879.
Armand Dubarry (1836-1910), autor de estas líneas, fue un periodista y escritor prolífico francés. Desempeñó tareas en el Journal des Voyages. 

Los fundamentos del Plan Marshall 1947. Discurso de George Marshall en la Universidad de Harvard el 6 de Junio de 1947

No necesito decirles, señores, que la situación mundial es muy seria (…). Al considerar lo que se precisa para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vida, la destrucción visible de ciudades, factorías, minas y ferrocarriles, fueron correctamente estimadas, pero se ha hecho obvio en los últimos meses que esta destrucción visible era probablemente menos seria que la dislocación de toda la fábrica de la economía europea (…). La verdad de la cuestión es que las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave. El remedio consiste en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente europea en el futuro económico de sus propios países y de Europa…

Fuentes y Documentos de Historia Mundial

Discurso del rey Luis XVI ante los Estados Generales, 1789.

“La deuda del Estado, ya inmensa a mi advenimiento al trono, se ha acrecentado todavía más bajo mi reinado: una guerra dispendiosa, pero honorable, ha sido la causa; la elevación de los impuestos ha sido la consecuencia necesaria y ha hecho más notoria su desigual repartición.     Una inquietud general, un deseo exagerado de innovaciones, se han adueñado de los espíritus (por eso debemos) apresurarnos a contenerlas en una reunión de entendimientos sabios y moderados. Y con esta esperanza, señores, los he reunido, y veo con agrado que mi confianza se ha visto justificada por la disposición que los dos primeros órdenes han mostrado en renunciar a sus privilegios económicos. La esperanza que he concebido de ver a todos los órdenes concurrir conmigo al bien general del Estado, no se verá defraudada […]”
Discurso del rey Luis XVI en la apertura de los Estados Generales, 1789.

SI TE INTERESA LA REVOLUCIÓN FRANCESA CONSIDERÁ TAMBIÉN
Fragmento de la posición del Rey sobre los Estados Gener…

Fuentes y documentos de Historia Argentina. Desde el 24 de Marzo de 1976 hasta el regreso de la democracia.

Carta de un soldado francés. Primera Guerra mundial

Estos tres días pasados encogidos en la tierra, sin beber ni comer: quejidos de los heridos, luego el ataque entre los boches y nosotros. Después, al fin, paran las quejas; y los obuses, que nos destrozan los nervios y nos apestan, no nos dan tregua alguna, y las terribles horas que se pasan con la máscara y las gafas en el rostro, ¡los ojos lloran y se escupe sangre! Después, los oficiales que se van para siempre, noticias fúnebres que se trasmiten de boca en boca en el agujero, y las órdenes dadas en voz alta a cincuenta metros de nosotros; todos de pie, luego el trabajo con el pico bajo las terribles balas y el horrible ta-ta-ta de las ametralladoras.
Carta de un soldado francés, Marzo de 1916