Ir al contenido principal

Discurso del Primer Ministro Británico Maurice Harold Macmillan en el Parlamento Sudafricano el 3 de febrero de 1960


Maurice Harold Macmillan fue primer ministro de Gran Bretaña entre 1957 y 1963. Aquí un discurso pronunciado en el parlamento sudafricano en febrero de 1960.


Es, como he dicho, un privilegio especial para mí estar aquí en 1960 cuando se celebra lo que podríamos llamar las bodas de oro de la Unión. En este momento, es natural y justo hacer una pausa para hacer un balance, mirar atrás y ver lo que ha conseguido, mirar hacia adelante y observar lo que nos depara el futuro. En los cincuenta años de su existencia como nación, el pueblo de Sudáfrica ha construido una economía fuerte basada en una agricultura saludable y próspera y resistentes industrias. Nadie puede dejar de impresionarse con el inmenso progreso material que se ha logrado. Que todo esto se haya logrado en tan poco tiempo es un buen testimonio de la habilidad, la energía y la iniciativa de su pueblo. En Gran Bretaña estamos orgullosos de la contribución que hemos hecho a este logro notable. Gran parte ha sido financiado por el capital británico. Según la reciente encuesta realizada por el Gobierno de la Unión, casi dos tercios de las inversiones provenientes del exterior a finales de 1956 fue de origen británico. Esto es sorprendente, después de dos guerras que han desangrado nuestra economía. Pero eso no es todo. Hemos desarrollado el comercio entre nosotros para nuestro beneficio común, y nuestras economías son ahora en gran medida interdependientes. Ustedes nos exportan materias primas, alimentos y oro. Nosotros le enviamos a cambio bienes de consumo o bienes de equipo. Tomamos un tercio del total de sus exportaciones y somos el suministro de un tercio de todas sus importaciones. Este amplio esquema tradicional de inversión y comercio se ha mantenido a pesar de los cambios provocados por el desarrollo de nuestras dos economías, y es para mí un gran estímulo para reflejar que las economías de ambos países, en rápida expansión, han permanecido interdependientes y capaces de sostener la una a la otra. En el siglo XX, y especialmente desde el final de la guerra, los procesos que dieron nacimiento a los estados-nación en Europa se han repetido en todo el mundo. Hemos visto el despertar de la conciencia nacional en pueblos que han vivido durante siglos bajo la dependencia de algún otro poder. Quince años atrás este movimiento se expandió por Asia. Muchos países de diferentes razas y civilizaciones expresaron su reclamo de tener una vida nacional independiente. Hoy lo mismo está sucediendo en África, y la más sorprendente de todas las impresiones que me he formado desde que salí de Londres hace un mes es la fuerza de esta conciencia nacional africana. En diferentes lugares adopta diferentes formas, pero que está sucediendo en todas partes. El viento del cambio está soplando a través de este continente, y, nos guste o no, este crecimiento de la conciencia nacional es un hecho político. Todos debemos aceptarlo como un hecho, y nuestras políticas nacionales deben tener en cuenta ello. Como ya he dicho, el crecimiento de la conciencia nacional en África es un hecho político, y tenemos que aceptarlo como tal. Esto significa, yo juzgo, que debemos entendernos con él. Creo sinceramente que si no podemos hacerlo nosotros podemos poner en peligro el precario equilibrio entre el Este y el Oeste del que depende la paz del mundo. El mundo de hoy está dividido en tres grupos principales. En primer lugar están lo que llamamos las Potencias Occidentales. Ustedes en el Sur de África y nosotros en el Reino Unido pertenecemos a este grupo, junto con nuestros amigos y aliados en otras partes de la Commonwealth. En los Estados Unidos de América y en Europa lo llamamos el Mundo Libre. En segundo lugar están los comunistas, Rusia y sus satélites en Europa y China, cuya población aumentará de aquí a fines de los próximos diez años a un total de 800.000.000. En tercer lugar están las partes del mundo cuyos pueblos en la actualidad no están comprometidos con el comunismo ni con nuestras ideas occidentales. En este contexto, pensamos primero en Asia y luego en África. A mi modo de ver, el gran tema en esta segunda mitad del siglo XX es si los pueblos no comprometidos de Asia y África se volcarán al Este o al Oeste. ¿Van a entrar en el campo comunista o los grandes experimentos en el gobierno autónomo que se están realizando en Asia y África, especialmente en el marco de la Commonwealth, finalmente van a culminar con éxito y por su convincente ejemplo la balanza se inclinará a favor de la libertad, el orden y la justicia? La lucha está dada, y es una lucha por la mente de los hombres. Lo que está ahora en tela de juicio es mucho más que nuestra fuerza militar o nuestra habilidad diplomática y administrativa. Es nuestra forma de vida. Las naciones no comprometidas quieren ver antes de elegir



TAL VEZ TE INTERESEN OTROS DOCUMENTOS RELATIVOS A LOS PROCESOS DE  DESCOLONIZACIÓN

Comentarios

Otros contenidos de Perspectivis

¿El principio de causalidad demuestra la existencia de Dios?

El principio de causalidad establece que todo acontecimiento tiene una causa. Vos, yo, el celular en el que estás leyendo, la revista Patoruzito, las bóvedas de Cristina  y todo lo que existe en el mundo fue precedido por uno o varios sucesos que nos engendraron. A medida que retrocedemos en el árbol de la historia humana las ramas se van volviendo más gruesas, las causas se van anudando para construir momentos de coyuntura, situaciones de cambios, revoluciones y eventos fundantes.
La lógica del principio de causalidad nos va llevando cada vez más atrás en el tiempo, hasta llegar a situaciones troncales: La agricultura, la construcción de sociedades estatales, el nacimiento de Mirtha Legrand, el origen del homo sapiens, la aparición de los vertebrados, las primeras formas de vida. Todos estos sucesos y procesos fueron también engendrados por sus propias causas. Si somos coherentes y seguimos retrocediendo en la cadena de causalidad en algún momento vamos a llegar a las partículas elem…

Fuentes y Documentos de Historia Argentina. Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta el tratado del Pilar de 1820

Discurso de Juan José Castelli en el cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810

Desde que el señor Infante Don Antonio (un tío de Fernando VII a quien éste confió la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno) salió de Madrid (obligado por los franceses), ha caducado el gobierno soberano de España. Ahora con mayor razón debe considerarse que ha expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para establecer el Supremo Gobierno de Regencia, ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de los diputados de América en la elección y establecimiento de aquel gobierno, que es por lo tanto ilegítimo. Los derechos de la so…

La democracia según Aristóteles

SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN DEMOCRÁTICO    “El fundamento del régimen democrático es la libertad (en efecto, suele decirse que sólo en este régimen se participa de la libertad, pues éste es, según afirman, el fin a que tiende toda democracia). Una característica de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno y , en efecto, la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según los merecimientos, y siendo esto lo justo, forzosamente tiene que ser soberana la muchedumbre, y lo que apruebe la mayoría, eso tiene que ser el fin y lo justo. Afirman que todos los ciudadanos deben tener lo mismo, de modo que en las democracias resulta que los pobres tienen más poder que los ricos, puesto que son más numerosos y lo que prevalece es la opinión de la mayoría. Esta es, pues, una característica de la libertad, que todos los partidarios de la democracia consideran como un rasgo esencial de este régimen. Otra es vivir como se quiere; pues dicen que esto …

Facultades extraordinarias para Rosas

Facultades extraordinarias para el gobernador. DOS LEYES DEL 6 DE DICIEMBRE DE 1829      Art. 1 . Se procederá con arreglo a la ley al nombramiento de Gobernador y Capitán General de la provincia.      Art. 2. Serán deberes muy especiales del que resulte nombrado, arreglar conforme a las exigencias de las actuales circunstancias la administración interior de la provincia en todos sus ramos, conservando íntegra su libertad e independencia; proveer del modo más eficaz a sus necesidades; prevenir los ataques que intenten contra ella los anarquistas y afianzar el orden y la tranquilidad pública.      Art. 3. Para los objetos expresados en el artículo anterior se le reviste de las facultades extraordinarias que juzgue necesarias hasta la reunión de la próxima Legislatura, a la que dará cuenta del uso que haya hecho de esta especial autorización…      Art. 1. Queda nombrado el Señor Comandante de Campaña, coronel Don Juan Manuel de Rosas, Gobernador y Capitán General de la provincia, confor…

Cuatro testimonios de la Revolución de Mayo. 1810

Legítimamente ocupado “Yo vivía tranquilo en mi casa con mi dilatada familia disfrutando una mediana fortuna, y ejerciendo el oficio de notario mayor de este obispado desde el año 1789. Me hallaba trabajando en asuntos de mi profesión cuando en el mes de Mayo de 1810 recibí esquela de convite a un cabildo abierto que con anuencia del virrey se había acordado para la mañana del día 22. No concurrí por hallarme legítimamente ocupado.” (Autobiografía de Gervasio Posadas, vecino de Buenos Aires en 1810)

Desorden y violencia “Todo ha sido un desorden entre ellos y todo lo han hecho por la fuerza y con amenazas públicas ante el mismo cabildo. El día 26 todo está en silencio; ellos mismos son los que andan arriba y abajo en las calles con los sables arrastrando, metiendo ruido y nadie se mete con ellos (…) Le han querido echar la culpa al pueblo y el pueblo no se ha metido en nada, antes más bien los honrados vecinos procuraban no meterse en nada y daban sus votos a favor del señor virrey, pero…

Ley fundamental del Congreso Constituyente de 1824

LEY FUNDAMENTAL DE 1825      El Congreso General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata ha acordado y decreta lo siguiente:      1º Las provincias… reunidas en congreso reproducen por medio de sus diputados… el pacto con que se ligaron desde el momento en que sacudiendo el yugo de la antigua dominación española se constituyeron en nación independiente y protestan de nuevo emplear todas sus fuerzas… para afianzar su independencia nacional…      2º El congreso… es y se declara constituyente.      3º Por ahora y hasta la promulgación de la constitución que ha de reorganizar el Estado, las provincias se regirán interinamente por sus propias instituciones.      4º Cuanto concierne a los objetos de la independencia, integridad, seguridad, defensa y prosperidad nacional es del resorte privativo del congreso general…      6º La constitución que sancionare el congreso será ofrecida oportunamente a la consideración de las provincias, y no será promulgada ni establecida en e…